bienestar salud

Dormir menos de 6 horas por noche es malo para el cerebro

Si sueles dormir menos de 6 horas por noche, es buen momento de revisar tus hábitos. Un nuevo estudio revela que las personas de mediana edad que no duermen lo suficiente tienen un mayor riesgo de padecer Alzheimer y demencia. En pocas palabras, dormir poco es malo para el cerebro.

 

Esta amarga verdad ya ha sido confirmada por muchas investigaciones, que han demostrado que la mala calidad del sueño (o simplemente un sueño insuficiente) está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar demencia y una mayor acumulación de proteínas relacionadas con el Alzheimer en el cerebro.

 

El nuevo estudio, publicado en la revista Nature Communications, analizó una muestra de 8.000 personas de mediana edad que fueron seguidas durante un período de 25 años.

 

Al examinar las características del sueño de los participantes, los autores encontraron que, en comparación con aquellos que tendían a dormir 7 horas por noche, aquellos que dormían menos de 6 horas tenían un 30% más de riesgo de desarrollar enfermedades como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

 

Dormir menos de 6 horas por noche: ¿mayores riesgos de demencia y Alzheimer?

La asociación entre sueño insuficiente y riesgos para el cerebro es independiente de factores sociodemográficos, conductuales, cardiometabólicos y de salud mental. Sin embargo, señalan los autores, el nuevo estudio no puede establecer un vínculo de causa y efecto.

 

Tal vez sea simplemente una señal muy temprana de la próxima demencia. Sin embargo, también es bastante probable que el sueño insuficiente no sea bueno para el cerebro y lo deje vulnerable a condiciones neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer.

 

Después de todo, sabemos desde hace mucho tiempo que entre los síntomas del Alzheimer se encuentran precisamente los problemas del sueño (insomnio, deambulación nocturna y somnolencia diurna en primer lugar). Desafortunadamente, la ciencia aún no ha encontrado una forma de prevenir eficazmente el Alzheimer y la demencia. Sin embargo, sabemos que existen factores de riesgo modificables para la enfermedad de Alzheimer. Por tanto, cambiando y mejorando nuestros hábitos, podríamos reducir el peligro de desarrollar esta enfermedad.

 

En particular, dejar de fumar, beber con moderación, mantenerse activo mental y físicamente, llevar una dieta equilibrada y controlar el colesterol y la presión arterial puede ayudar a mantener el cerebro sano incluso en la vejez.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More