nutricion salud

Así es como tu cuerpo te avisa que debes de cambiar de dieta

Una dieta sana y equilibrada, hecha no de sacrificios sino de alternativas saludables, puede representar realmente la fórmula perfecta para mantenernos en forma y tener la energía necesaria para afrontar la vida de la mejor manera.

Todos sabemos a estas alturas muy bien cuáles son los pasos necesarios para mantenerse saludable, pero a pesar de esto, son pocas las personas que realmente siguen una dieta saludable como estilo de vida.

Generalmente alternamos periodos en los que seguimos una dieta equilibrada (quizás con la ayuda de un nutricionista o dietista) con periodos en los que no tenemos reparos, y en lugar de la manzana sana, preferimos una hamburguesa con papas a la francesa como snack.  Como siempre, hay que recordar que la moderación es la clave para una vida sana.

Ciertamente no debemos renunciar a los caprichos, siempre que no se conviertan en un hábito.

En ese caso, nuestro cuerpo podría «rebelarse», enviándonos una serie de señales que nos harán entender que, sí, realmente es hora de cambiar nuestra dieta. Pero, ¿cuáles serán estos signos? Descúbrelo a continuación.

Así es como tu cuerpo te dice que necesitas cambiar tu dieta

Estas son las señales que te da tu cuerpo para que comprendas que ha llegado el momento de adaptarse.

  • Mal olor en la boca y problemas dentales: estos problemas, si son frecuentes, indican claramente que estás siguiendo una dieta desequilibrada y que no estás obteniendo las vitaminas (especialmente vitamina C) y minerales adecuados.
  • A menudo te enfermas: un punto delicado es el de la gripe. Si te enfermas con frecuencia, es probable que no estés comiendo bien y que no estés obteniendo suficiente vitamina C de tu dieta.
  • Problemas de piel y cabello: piel deshidratada, cabello que se cae o se rompe con mucha facilidad, uñas quebradizas. Todos estos son signos de que no está obteniendo suficiente hierro, vitamina C, ácido fólico o que no estás bebiendo suficiente agua.
  • Siempre estás enojado o confundido: la ira y la niebla mental son otras dos alarmas que indican que no estás comiendo bien o lo suficiente. Evita los alimentos grasos y no saludables, y prefiere los ricos en antioxidantes, para darle un impulso adicional a tu cerebro y estado de ánimo.
  • Problemas digestivos: finalmente, una alarma muy conocida para muchos está representada por los problemas digestivos. Estos podrían aparecer debido a una dieta rica en alimentos poco saludables, pero eso no es todo. Si has cambiado recientemente tu dieta, quizás agregando más legumbres y cereales, es probable que al principio experimentes molestias estomacales, como hinchazón, flatulencias y otros problemas desagradables. Esto significa que tendrás que introducir estos alimentos de forma más paulatina y sin exagerar. Recuerde, la moderación en la mesa es siempre la mejor

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More