Artículos Especial

¿Qué es el amor?

Los poetas escriben sobre este tema sin descanso. Asimismo, cantantes, filósofos y novelistas solo pueden quedar fascinados por este vasto y complejo tema, que desafía cualquier definición. El término «amor» siempre ha hecho que la gente hable, a veces incluso discuta, precisamente por su dificultad y abstracción. «¿Qué es el amor?» es una pregunta que muchos se hacen, pero pocos han logrado encontrar una respuesta compartida por otros, ya que puede variar según las distintas disciplinas, desde la filosofía a la psicología, pasando por la ciencia y la poesía.

 

Intentaremos comprender todos los posibles significados y matices del amor, teniendo también en cuenta a la hora de pasar del enamoramiento al amor verdadero. Sin embargo, ¿sabías que hay personas que tienen miedo de amar? Este miedo se llama filofobia y ocurre con más frecuencia de lo que imaginas.

 

¿Qué significa el «amor»?

Todo el mundo cree saber qué es el amor, pero la verdad es que pocos saben realmente lo que significa. En primer lugar, el amor, el verdadero, no es una emoción, sino un sentimiento. Esta última se diferencia de la emoción «simple» por su duración: de hecho, un sentimiento perdura en el tiempo, se construye día a día y no es instantáneo y fugaz como la emoción. El amor nace espontáneamente, pero debe nutrirse y cultivarse con el tiempo.

 

Si buscáramos su definición exacta en el diccionario, encontraríamos esta: «Sentimiento de profundo afecto hacia una persona que se manifiesta como un deseo de procurar su bien y buscar su compañía». Por muy correcto que sea, nunca podrá satisfacernos porque el amor es ciertamente mucho más. Es el sentimiento de contrastes, en su ser a la vez irracional, porque cuando nos «golpea» no podemos controlarlo, pero también es lógico. Es porque toca tanto el corazón como la mente. Finalmente, es afecto tanto espiritual como físico.

 

Que significa amar

El término «amor» deriva del latín amor, amoris e inicialmente indicaba ese deseo que nos atrae hacia otra persona. Este sentimiento tenía una connotación más física e impulsiva, lo que lo hacía carnal y casi animal. Sin embargo, con el paso del tiempo, el amor también ha adquirido su componente metafísico y espiritual, acercándose sobre todo al sentimiento religioso compartido por Dios y los hombres.

 

Entonces, hoy, cuando decimos que amamos a alguien, nos referimos tanto a un vínculo físico como a una relación de armonía y complicidad mental. Amar de verdad significa apreciar a alguien por lo que es, con sus fortalezas y debilidades. Significa elegir a una persona en libertad y querer lo mejor para ella, querer estar siempre cerca de ella, en los momentos positivos y difíciles de su vida. Amar corresponde a anteponer la felicidad del otro a la propia. Es el verbo de quien prefiere dar a recibir, sin esperar nada a cambio, dedicándose al otro con atención diaria y no necesariamente con grandes gestos.

 

Cuando pasamos de enamorarnos a amar

Cuando te enamoras, hay señales bastante obvias. Sigues pensando en esa persona, contando los días, horas y minutos hasta la próxima reunión. Su presencia o incluso la idea de volver a verla puede hacer un día difícil, en el que todo va mal, menos reflexivo y más positivo. De igual forma, recordarlo en la mente acelera los latidos del corazón, nos aísla en la intimidad de nuestro reflejo, haciéndolo una constante en nuestros discursos en voz alta y no. Enamorarse es el idilio, es la fase de idealización del otro y al mismo tiempo el momento en el que la pasión se apodera. Sin embargo, ¿cómo saber cuándo estás pasando de este período al amor verdadero?

 

En primer lugar, como ya hemos anticipado, el amor verdadero se construye y se cultiva con el tiempo. No existe una regla «temporal» precisa, pero cuanto más te acercas, más comienzas a ver a tu pareja por lo que es, sin ideales. Amas a su persona con todos los defectos, eclipsando la necesidad de cambiarlo. Para ello, el amor verdadero requiere compromiso, mediación y voluntad de compromiso. Además, para que una relación dure toda la vida, nunca debe faltar la intimidad. Intimidad significa tanto el ámbito sexual, con la pasión y la sensualidad imprescindibles para una pareja, como la armonía emocional, formada por confidencias y complicidad mental.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More