nutricion salud

Razones para masticar lentamente tu comida

Deberías masticar más despacio al comer, ¿te han dado alguna vez ese consejo? Si es así, probablemente también seas alguien que mastica apresuradamente, ¿no es así? Masticar rápidamente provoca algunas dolencias menores que podrían evitarse simplemente ralentizando el ritmo. Lo sabemos bien, no es tan fácil como parece. Sin embargo, también sabemos que masticar rápido es malo para la figura y ni siquiera nos permite disfrutar de una buena comida en paz.

Pero, a fin de cuentas, ¿por qué es mejor comer más lento? ¿Cuáles son las razones por las que deberíamos reducir la velocidad y masticar con más calma? Por eso hoy veremos cuáles son los beneficios para quienes optan por comer de forma más tranquila, al mismo tiempo descubriremos cuáles son los trucos para masticar lentamente.

3 razones para empezar a masticar lentamente

Primero veamos por qué todos deberíamos empezar a masticar más lento. Aquí hay 3 razones que probablemente no sabías:

  • Masticar lentamente ayuda a mantener el peso corporal bajo control: numerosas investigaciones muestran que quienes comen rápidamente tienden a ganar más peso que quienes prefieren tener más tiempo para comer.
  • Masticar rápidamente lleva a comer más de lo normal. Esto se debe a que el cerebro no tiene tiempo suficiente para recibir la señal de saciedad. Por lo general, toma 20

minutos antes de que puedas sentirte lleno. Trata de comer al menos dentro de este período de tiempo, optando por un ritmo lento y regular.

  • Aquellos que comen despacio pueden disfrutar mejor de la comida: masticar

tranquilamente te permite saborear la comida de una manera más consciente.

¿Cómo dejar de comer rápido?

Finalmente entendimos por qué es mejor comer tranquilamente que atragantarse bocado tras bocado. Pero debes de estarte preguntando, ¿cómo puedes comer más lentamente? ¿Y cómo empezar a masticar despacio y bien?

En primer lugar, lo más recomendable es que comas sin el televisor y sin dispositivos como celulares. Asegúrate de que al menos la comida sea un momento dedicado a ti y a tu cuerpo.

Los teléfonos inteligentes y los programas de televisión no irán a ninguna parte, los puedes encontrar incluso después de la comida.

Mientras masticas, trata de colocar los cubiertos a los lados del plato, para tomar tiempo entre un bocado y el siguiente. Además, será importante evitar sentarse a la mesa con hambre.

Consume bocadillos regulares a lo largo del día, siempre que sean bocadillos saludables y nutritivos. También puedes intentar realizar un seguimiento del tiempo que tardas en masticar.

Si notas que tienes demasiada prisa, intenta duplicar los tiempos.

Finalmente, un último consejo: ten paciencia. No puedes adoptar un hábito saludable de la noche a la mañana, pero ser consciente de tus comportamientos (incluso los que come en la mesa) te ayudará a mejorar día tras día.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More