Artículos

La relación entre las causas de la demencia y la carne procesada

Las causas de la demencia pueden incluir el consumo excesivo de carne procesada. La confirmación proviene de un estudio publicado recientemente en el American Journal of Clinical Nutrition. Los autores del estudio, miembros de la Universidad de Leeds, buscaron averiguar si la ingesta de carne podría incluirse entre los factores de riesgo modificables de la demencia y, de ser así, qué tipo de carne debería considerarse más peligrosa.

 

Para la investigación, los autores analizaron datos de 500.000 personas. Se pidió a los participantes que definieran la cantidad y el tipo de carne que consumían con regularidad. El estudio analizó tanto a las personas que habían decidido no comer carne roja como a las que la comían en grandes cantidades.

 

Bueno, los análisis revelaron un vínculo claro entre el consumo de ciertos tipos de carne y el riesgo de desarrollar demencia.

 

En todo el mundo, la prevalencia de la demencia está aumentando y la dieta como factor modificable podría desempeñar un papel importante. Nuestra investigación se suma al creciente cuerpo de evidencia que vincula el consumo de carne procesada con el mayor riesgo de una serie de enfermedades no transmisibles.

 

Pero, ¿cuáles son las carnes más dañinas para la salud? Según el estudio, el procesado sin duda alguna. Estamos hablando de alimentos como embutidos, enlatados y carne ahumada, etc., tal y como su nombre lo indica son alimentos que han pasado por procesos químicos y se les han añadido diversos productos para darles sabor o para que tengan una caducidad más larga.

 

Aunque la genética juega un papel importante en el riesgo de padecer demencia, ha quedado claro que la nutrición también juega un papel. De hecho, quienes comían más carne procesada tendían a correr un mayor riesgo de padecer Alzheimer y demencia vascular, es decir, una forma de deterioro de las capacidades intelectuales provocado por una alteración de la circulación sanguínea cerebral.

 

Sin duda, será necesaria una mayor confirmación, pero estos hallazgos ya confirman lo que surgió de investigaciones anteriores, es decir, que una menor ingesta de carne (como la proporcionada por la dieta basada en plantas) podría ser realmente buena para nuestra salud.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More