Artículos Especial Tips

¿Por qué siempre quiero comer? Cómo vencer el problema.

Muchos de nosotros nos preguntamos muchas veces ¿Por qué siempre tengo hambre? O ¿Por qué siempre quiero comer? Y buscamos las respuesta para saber qué hacer para combatir el problema. Nuestro cuerpo necesita energía para poder realizar todas las actividades diarias, y para tener la cantidad justa de energía es necesario nutrirnos adecuadamente. Si no has comido durante algunas horas, es muy normal tener hambre. Sin embargo, la situación es diferente si, a pesar de haber comido recientemente, tu estómago sigue gruñendo.

Tal fenómeno puede deberse a múltiples causas. Algunos de ellos son bastante inofensivos (¿probablemente comiste muy poco?), mientras que otros deberán buscar ayuda con su médico.

Así que veamos cuáles son los motivos que desencadenan el deseo de comer siempre y qué podemos hacer para combatirlo.

¿Por qué siempre quiero comer? Las causas más comunes

Si la necesidad constante de comer se ha convertido en un problema real para ti, descubrir cuáles son las posibles causas te ayudará a lidiar con ellas y volver a tener una relación saludable con la comida. Así que esto es lo que siempre te da hambre:

  • Estrés y ansiedad: estos son problemas comunes, generalmente acompañados de síntomas como sudoración excesiva, agitación y taquicardia. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo también libera una hormona llamada cortisol, que amplifica la sensación de hambre.
  • Falta de sueño: este problema puede afectar las hormonas que controlan el hambre. Cuando estamos cansados ​​y con sueño muchas veces sentimos hambre y sobre todo ganas de comer alimentos poco saludables ricos en carbohidratos.
  • Estás a dieta: lamentablemente es un problema que nos pasa a todos. Cuando comienzas una dieta, los antojos más impensables surgen de la nada. La idea de no poder comer ciertos alimentos los hace increíblemente más tentadores, ¿no es así?
  • Deporte: hacer mucha actividad física (o empezar a entrenar después de un largo tiempo de inactividad) conlleva para muchos un aumento de la sensación de hambre y el consiguiente deseo de comer con frecuencia.
  • Sed excesiva: muy a menudo solemos confundir el hambre y las ganas de comer con otros factores, como la sed y la deshidratación. Antes de comer un bocadillo, intente beber un buen vaso de agua.

¿Cuándo ver al médico?

En general, si tus ganas de comer siempre te preocupan, no dudes en hablar con tu médico para valorar la situación e identificar las causas más probables. Las posibles enfermedades a considerar podrían incluir afecciones como:

  • Hipertiroidismo: los problemas de tiroides (como el hipertiroidismo) pueden provocar un deseo perenne de comer, así como síntomas como nerviosismo, aumento de la sudoración, sed excesiva y debilidad muscular.
  • Medicamentos: algunos de los medicamentos que toma a diario también pueden aumentar la necesidad de comer. Estos incluyen, por ejemplo, antihistamínicos y medicamentos para la depresión.
  • Diabetes: las personas con diabetes tipo 1 en particular pueden experimentar una necesidad frecuente de comer, así como una sed extrema y una necesidad frecuente de ir al baño.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More