Artículos Especial salud Tips

Consejos principales para tener un intestino saludable

Algunos de los jugadores más importantes de nuestro cuerpo se encuentran en el intestino. De hecho, aproximadamente el 80% del sistema inmunológico del cuerpo reside en su revestimiento y el 70% de nuestros glóbulos blancos se encuentran allí. Hipócrates, considerado tradicionalmente como el padre de la medicina, dijo que todas las enfermedades comienzan en el intestino, por lo que es importante que nos concentremos en lo que elegimos comer.

El intestino, o pasaje gastrointestinal, incluye el intestino delgado y el intestino grueso. El intestino delgado es largo y estrecho, y mide aproximadamente 7 metros de largo. El intestino grueso tiene un diámetro más ancho pero más corto que el intestino delgado, mide aproximadamente 1,5 metros de largo.

Durante los últimos años ha habido una mayor conciencia sobre cómo mantener una buena salud intestinal. El intestino constituye las colonias más grandes de microbios en el cuerpo humano, y el adulto promedio carga hasta 2 kilogramos de bacterias. Estos microorganismos, que consisten principalmente en bacterias, hongos, virus y levaduras, forman un tejido vivo de controles que afectan nuestro estado de ánimo, peso, nutrición e inmunidad.

Estas bacterias tienen varias responsabilidades clave que ayudan a mantener nuestros cuerpos. Estos incluyen: ayudar a procesar los alimentos, metabolizar los ácidos biliares, los esteroles y los xenobióticos. También ayudan a apoyar la digestión, influyen en la motilidad intestinal y combaten enfermedades mientras equilibran los niveles hormonales, los niveles de vitaminas y los neurotransmisores.

Estilo de vida y alimentación

Nuestro estilo de vida y alimentación juegan un papel importante en la diversidad de nuestro intestino; cuando se altera nuestra microbiota intestinal, nuestra inmunidad se reduce, lo que hace que nuestros cuerpos sean susceptibles a enfermedades y trastornos. Las cosas que pueden afectar nuestra salud intestinal incluyen:

  • alto consumo de azúcar
  • alimentos procesados
  • grasas sintéticas
  • antibióticos
  • agua sucia
  • pesticidas
  • contaminantes orgánicos persistentes
  • metales pesados
  • jabón antibacterial
  • estrés y falta de sueño

Estos factores juegan un papel directo en la creación de afecciones inflamatorias de la piel como acné, rosácea, psoriasis y eccema, y ​​pueden contribuir al envejecimiento o brotes de enfermedades autoinmunes.

El primer paso para tener un intestino más saludable es eliminar los alimentos que causan inflamación.

La comida chatarra, las golosinas azucaradas, los alimentos procesados ​​y los alimentos que contienen edulcorantes artificiales o carbohidratos refinados deben eliminarse drásticamente de nuestra dieta diaria. Además, el gluten, los lácteos e incluso los mariscos (que tienen un alto contenido de yodo) pueden desencadenar el acné, por lo que estos alimentos también deben consumirse con moderación. Elegir alternativas sin gluten y sin lácteos puede ayudar a que este cambio de estilo de vida sea más fácil para usted y su familia.

Beber caldo de huesos, un líquido rico a base de huesos de animales (y a menudo hierbas, verduras y especias) y / o colágeno puede ayudar a reparar el revestimiento y la flora de nuestro intestino. El caldo de huesos también puede ayudar a reparar cualquier posible fuga en el revestimiento. Tener los niveles adecuados de ácido en el estómago también es importante para la salud digestiva.

Consejos rápidos para añadir alimentos para la salud intestinal

Agrega alimentos que apoyan la salud intestinal a tu dieta para ayudar a mejorar la salud de la piel y el bienestar general.

  • Elimina los alimentos inflamatorios como el azúcar y la harina blanca.
  • Consume cafeína y alcohol moderadamente
  • Beba 1-2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana diluido con agua 30 minutos antes de comer para ayudar a estimular las enzimas digestivas.
  • Exprime medio limón en el agua para ayudar a la salud digestiva y reducir la inflamación.
  • Agrega alimentos probióticos como yogur, kombucha y verduras en escabeche que ayudan a poblar las bacterias buenas
  • Elige alimentos prebióticos como el repollo, el brócoli, el aguacate y las papaas que ayudan a alimentar las bacterias intestinales buenas

Estos alimentos y líquidos que apoyan la salud intestinal ayudan a mejorar el funcionamiento de la microbiota al tiempo que permiten el crecimiento y la actividad de bacterias buenas, que viven en todo el intestino y lo mantienen saludable. También hay un beneficio de belleza: estos elementos pueden mejorar la barrera lipídica y el sistema inmunológico de la piel.

También es posible hacer una dieta depurativa durante tres semanas eliminando gluten, huevos, lácteos, soya y azúcar. Luego, reintroduce lentamente cada alimento con unos días entre cada uno. Observa cómo responde tu cuerpo y procede con cuidado.

Ve qué alimentos o bebidas provocan dolores de cabeza, hinchazón, malestar, dolores de estómago o cansancio. ¿Cuándo te sientes más equilibrado, enérgico y cómodo? Comer conscientemente y monitorear cuidadosamente las respuestas de tu cuerpo puede ser tu mejor guía. Es posible que incluso desees llevar un diario de alimentos para notar cualquier patrón.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More