Artículos Especial salud

¿Está tu sistema inmunológico preparado para el desafío del Covid-19?

Hoy en día sufrimos una pandemia y como sabemos el Covid-19 es un virus que muta rápidamente, lo que lo hace inestable y difícil de contener. Esto también significa que no tenemos la inmunidad típica que tendríamos a otros virus. Además de ser cautelosa con el distanciamiento social y el lavado de manos, aquí hay algunas formas en que los expertos sugieren que podrías mantener el sistema inmunológico de tu cuerpo en óptimas condiciones.

 Maneja la respuesta inflamatoria de tu cuerpo

La mayoría de las personas estarán bien si contraen el coronavirus, pero algunas terminarán en la sala de emergencias debido a una poderosa respuesta inflamatoria. Tu objetivo, especialmente mientras estás sano, debe ser minimizar la inflamación crónica, que es impulsada principalmente por niveles no saludables de ácidos grasos omega-6 en el cuerpo. Esto le da a tu cuerpo más resistencia cuando es infectado por un virus .

Consumir más ácidos grasos omega-3 antiinflamatorios, particularmente DHA y EPA, ayudará a contrarrestar los omega-6. El cuerpo no puede producir DHA y EPA. Tenemos que obtenerlos de alimentos como pescados grasos, aceites de pescado y aguacates.También puedes ayudarte a disminuir la cantidad de alimentos procesados ​​que consumes porque pueden contener aceites que son inflamatorios.

Se sugiere almacenar dos aceites específicos en tu despensa. El aceite de palma sostenible es una mezcla de ácidos grasos naturalmente equilibrada. Contiene menos omega 6 inflamatorios que los aceites de semillas más comúnmente utilizados, como el aceite de canola, girasol o maíz. Además, es rico en antioxidantes naturales, como la vitamina E. Y tampoco se descompondrá en sustancias tóxicas cuando cocines con él a cualquier temperatura por debajo de su punto de humo. Cuando el aceite se calienta más allá de su punto de humo, su estructura molecular comienza a descomponerse. Incluso puede formar grasas trans. El aceite puede perder su valor nutricional y darle a la comida un sabor amargo o quemado. Una vez que llega a ese punto, el aceite realmente no debe consumirse.

También se recomienda el aceite de chía, especialmente si en tu hogar no comes pescado. El aceite de chía es una de las fuentes más ricas de la naturaleza en ácidos grasos ALA omega-3 de origen vegetal. También está cargado de antioxidantes y fitoesteroles para el bienestar general.  El aceite de chía se puede usar para algunas aplicaciones culinarias, como saltear y sofreír, y es bueno usarlo como aceite de acabado para rociar sobre ensaladas o para aderezos, vinagretas, salsas, aderezos y untables.

Actividad física

Sabemos que el aislamiento social puede resultar frustrante, especialmente para las personas acostumbradas a ser activas. Compartimos algunos de los mismos consejos que se les da a los atletas profesionales.

Dar una caminata rápida o una carrera ligera es útil. El ejercicio moderado durante 45 a 60 minutos moviliza las células inmunitarias.  Las mantiene en movimiento activo entre la sangre y los tejidos, donde pueden estar muy atentas a los invasores extraños. También es compatible con el sistema linfático y suministra más oxígeno a los órganos. Otro beneficio del ejercicio de baja intensidad es que es más probable que aproveches la zona de quema de grasa de tu cuerpo como combustible.

Solo ten mucho cuidado con los entrenamientos de alta intensidad.  Los entrenamientos más largos, y aquellos en los que estás alcanzando entre el 70 y el 80 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima, aturdirán o ralentizarán tu sistema inmunológico durante las dos horas siguientes. También estás desencadenando una respuesta inflamatoria.

Una buena hidratación y sueño para controlar la alimentación por estrés

Ahora es el mejor momento para mejorar los hábitos alimenticios. En este momento, con horarios de tienda limitados y movimiento restringido, eres menos capaz de comprar alimentos poco saludables por impulso. Si tienes dificultades con la fuerza de voluntad, sal y compra alimentos saludables y más nutritivos. Utiliza este período a tu favor.  Bebe suficiente agua durante el día para mantenerte hidratado.

Además, no cedas a la tentación de quedarte despierta hasta más tarde solo porque estás trabajando desde casa. Cuando tienes falta de sueño y estás cansado, casi no tienes control sobre tus antojos de comida. Esto se debe a que las hormonas que le indican cuándo tiene hambre o saciedad no se comunican. Trata de mantener tu horario de sueño regular.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More