Artículos Especial espiritualidad salud

“Cuídate desde adentro, así como lo haces por fuera” 2020: La pandemia que llegó para quedarse.

El confinamiento social que se está viviendo en México para evitar la propagación del coronavirus trae a cuestas muchas afectaciones en cuestión salud. Y, aunque parezca una eternidad ha transcurrido poco tiempo para los grandes desarrollos en investigación del tratamiento para las secuelas del Covid-19.

Alteraciones de nuestros hábitos y patrones del sueño, ansiedad y depresión provocadas por la incertidumbre y por lo mismo aumento de ingesta de carbohidratos, tabaco y alcohol,  parecen ser nuestra nueva realidad.

Pero, no debemos olvidar que a toda situación se le debe buscar un lado bueno, incluso a las pandemias. Así lo afirma Dra. Guadalupe Terán, Especialista en medicina del sueño.

Psicólogos, psiquiatras y terapeutas realizan un esfuerzo para concientizar y extraer la parte positiva de esta situación mundial. Y es que, pese a que la pandemia por Covid-19 nos ha colocado en un punto vulnerable, no se puede negar que también ha aportado reforzamiento de conocimiento que ya habíamos olvidado y avances en tratamientos de sus consecuencias que no se habían detectado.

Tal es el ejemplo de la Vitamina D3 y melatonina, los cuales pueden tener un efecto sinérgico en pacientes infectados por Covid-19, debido a sus efectos antiinflamatorios, inmunomoduladores y antioxidantes en los pulmones.

De hecho algunos estudios afirman que la suplementación de 4,000 UI diarias de Vitamina D3 ayuda a reducir procesos infecciosos y mejora el curso clínico de los pacientes infectados por Covid-19, comenta Terán. La vitamina D3 fortalece y activa el sistema inmune, reduce el riesgo de infecciones respiratorias, así como la inflamación que padezca el organismo, situación que complica una infección por Covid- 19. 

Por otro lado, la melatonina es una molécula que modula la inflamación excesiva al promover la respuesta inmune adaptativa y que puede sintetizarse fácilmente en grandes cantidades, ya que posee un alto perfil de seguridad siempre y cuando sea vigilado por un profesional de la salud.

Aunado a esto, también se ha detectado disminución en la salud del sueño provocado por el conocido “jet lag”. No es necesario realizar un viaje para que padezcamos dicho fenómeno, basta el cambio de horario en un periodo de confinamiento. Estas dos circunstancias afectan directamente a los dos reguladores del sueño:

  • El cansancio, que habitualmente se provocaba por mantener a nuestro cuerpo y mente activos y que al llegar la noche generaba la necesidad de descanso. 

En esta etapa de aislamiento, realizamos menos actividad física por el hecho de 

no trasladarnos e incide directamente en nuestro sueño.

  • La luz y oscuridad, al despertamos más tarde perdemos la luz solar matutina; la cual, es un punto importante para que nuestro cerebro se habitúe a las 12 hrs que debiera dormir. 

Es por eso que se ha detectado un aumento en trastornos del sueño, lo que provoca vulnerabilidad ante infecciones respiratorias; varios estudios arrojan que las personas que duermen menos de 5 o 6 horas tienen mayor riesgo de padecer  enfermedades respiratorias

Y es que cada vez hay más evidencias que demuestran que una mala calidad de sueño afecta directamente a la capacidad para combatir una enfermedad una vez adquirida. Por ejemplo, enfermedades como la diabetes o la apnea del sueño podrían complicarse con otras enfermedades a causa de un sueño de mala calidad.

Por ello, la Dra. Guadalupe Terán, hace un llamado para hacer conciencia sobre la importancia de seguir cuidándonos ya que las infecciones respiratorias, se harán cada vez más comunes; sobretodo en época de invierno; y recordar que la alerta de una “pandemia emocional” también está latente en esta nueva realidad.  

El uso de cubrebocas, evitar contacto con personas infectadas, el confinamiento en medida de lo posible, el cuidado especial en grupos vulnerables como adultos mayores o personas con enfermedades preexistentes, mantener niveles óptimos de vitamina D3, tener hábitos de sueño adecuados y en caso necesario tener una suplementación con melatonina para conciliar un sueño reparador favorecerá a nuestro sistema inmune y evitará mayores consecuencias en nuestra salud.

El beneficio a la salud radica en el  fomento de la prevención y concientización. Haciendo hincapié en que así como te cuidas por fuera, ahora debes cuidarte también por dentro, concluye Terán.

Información: www.vitaminad.mx

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More