Artículos ejercicio Especial

Conoce la diferencia entre yoga y pilates

Seguramente alguna vez se ha atravesado por tu mente la incógnita: ¿Cuál es la
diferencia entre yoga y pilates? Pues hoy aquí te la responderemos.


El yoga une la mente, el cuerpo y el espíritu. Los yoguis consideran que la mente y el
cuerpo son uno y que si se les dan las herramientas adecuadas y en el entorno adecuado,
puedes encontrar armonía y curarse a ti mismo; por lo tanto, el yoga se considera una
forma terapéutica.


Te ayuda a ser más consciente de la postura, la alineación y los patrones de movimiento
de tu cuerpo con más flexibilidad y te ayuda a relajarte incluso en medio de un entorno de
estrés. En un ambiente pacífico, el propio peso del cuerpo se utiliza como resistencia.
Pilates tiene los mismos objetivos mediante una serie de movimientos controlados. La
principal diferencia es que la técnica pilates incorpora trabajo en las máquinas pilates para
fortalecer los abdominales, mejorar la postura, estabilizar y alargar la columna, mejorar el
equilibrio y la fuerza general. El uso de pilates crea una línea más larga, más delgada y
parecida a una bailarina, trabajando todo el cuerpo, enfatizando el control, la precisión y la
concentración tanto en la mente como en el cuerpo.


La atención se centra en la calidad de la ejecución, no en la cantidad de repeticiones y
ejercicios. La estabilización del núcleo, la premisa de esta forma de ejercicio, te hace más
fuerte de adentro hacia afuera. La naturaleza de bajo impacto de pilates lo hace ideal para
la prevención y rehabilitación de lesiones. Sus seis principios son concentración, control,
centrado, respiración, fluidez y precisión, que entrenan al cuerpo para moverse de manera
eficiente con un impacto mínimo en el cuerpo. El equilibrio entre fuerza y flexibilidad crea
un entrenamiento saludable, vigoroso y simétrico para todos los grupos de músculos, lo
que resulta en un cuerpo más delgado, más equilibrado y más fuerte.


Obtén el estiramiento del yoga y mantenlo haciendo pilates. Fortalece tus abdominales
con el reformer y observa cómo mejoran tus poses. Une las técnicas de respiración de
pilates y el aspecto meditativo del yoga en tu rutina diaria y observa cómo el estrés de tu
vida cotidiana comienza a disiparse. Ambas técnicas tienen antecedentes establecidos.
Seguramente alcanzarás los objetivos que estableciste entre tú y un instructor o
entrenador calificado.


Ya sabiendo cuáles son las diferencias es importante entender los fundamentos del yoga.
Determinar un estilo de yoga en el que queramos participar viene con una prolífica
selección de estudios, escuelas, colegios, institutos, ashrams, clubes de salud y fitness,
así como instrucción personalizada, DVD e instrucción en línea. Luego, observar las
diferencias entre estilos, niveles y filosofías de Hatha, Ashtanga, Bikram, Vinyasa y sus
derivados, como iron-yoga, una combinación de pesos con principios de yoga, una vez
más, intrigante. Antes de comenzar, debes visitar varias clases en tu área para elegir qué
entorno y que tipo te gustaría comenzar a usar. Las escuelas tienen niveles iniciales que

se adaptan a todas las capacidades físicas para niños, atletas, personas preocupadas por
su salud, mujeres embarazadas, personas mayores y personas con discapacidades.
Antecedentes


Primero, debes saber que el yoga es un grupo de antiguas prácticas espirituales del
hinduismo que se originó en la India hace 5 000 años y se practicaba regularmente
alrededor del 500 a. C. refiriéndose a la sencillez y la meditación pensadas para conducir
a la experiencia espiritual y la comprensión profunda de la naturaleza de la existencia. La
práctica de asanas o posturas de Hatha yoga es la forma de yoga más común en el
mundo occidental. En el nivel más básico, las clases de yoga vinculan el movimiento
corporal con la respiración, lo que denota una forma dinámica fluida con posturas y
transiciones de una postura o secuencia a otra con inhalaciones y exhalaciones.


El Hatha yoga es un sistema particular introducido por Yogi Swatmarama, un sabio de la
India del siglo XV, y compilador del Hatha Yoga Pradipika, un tratado considerado como
«una escalera a las alturas del Raja Yoga», que se ocupa de cultivar la mente mediante la
meditación (dhyana) y lograr la liberación. Las asanas y pranayama (control de la fuerza
vital) en Raja Yoga eran lo que usaban los yoguis hindúes para entrenar físicamente su
cuerpo durante largos períodos de meditación. Esta práctica se llama shatkarma. La
palabra Hatha es un compuesto de las palabras Ha y Tha que significan sol y luna y se
refiere a los principales nadis (canales de energía) del cuerpo que deben estar
completamente operativos para alcanzar un estado de meditación.


Hatha representa energías opuestas: caliente y fría (fuego y agua, siguiendo el mismo
concepto que el yin-yang), masculina y femenina, positiva y negativa. El Hatha yoga
intenta equilibrar la mente y el cuerpo mediante ejercicios físicos de posturas, respiración
controlada y calmar la mente a través de la relajación y la meditación. Las posturas
estructuradas enseñan aplomo, equilibrio y fuerza, y se practican para mejorar la salud
física del cuerpo y despejar la mente en preparación para la meditación en busca de la
iluminación.


Bikram Yoga (Bikram Parmar), también conocido como Hot Yoga, es un estilo
desarrollado por Bikram Choudhury y una empresa con sede en Los Ángeles, California.
Choudhury afirma que su método es el único verdadero Hatha yoga practicado en
Occidente, aunque muchas otras escuelas no lo aceptan. El Bikram Yoga se practica
idealmente en una habitación calentada a 105° F (40.5 ° C) con una humedad del 50 por
ciento. Las clases se guían a través de 26 posturas y dos ejercicios de respiración. Las
clases duran aproximadamente 90 minutos. Personas de todos los niveles, edades y tipos
de cuerpo practican juntas.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More