Artículos Especial salud

La deshidratación y su relación con el metabolismo

Cuando las personas intentan perder peso y hacer desaparecer la grasa, su objetivo
principal para el control del peso a largo plazo debe ser aumentar su metabolismo (la
velocidad a la que tu cuerpo usa energía). Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta
es que su nivel de hidratación afecta directamente su metabolismo.


El agua está involucrada con casi todas las funciones biológicas de nuestro cuerpo, por lo
que el metabolismo de tu cuerpo se ralentiza en un estado de deshidratación. Cuando tu
cuerpo no tiene la cantidad requerida de agua, los músculos que queman calorías
disminuyen drásticamente. Más del 70 % de tu músculo consiste en agua, por lo que
cuando no están completamente hidratados, su capacidad para generar energía se ve
severamente inhibida.


Otro factor importante que se debe tener en cuenta es que la capacidad de tu cuerpo para
utilizar la grasa como combustible también está restringida cuando se encuentra en un
estado de deshidratación. Si combinas estos dos factores tendrás un metabolismo lento.
La lista de efectos secundarios negativos para tu metabolismo debido a la deshidratación
es interminable. El efecto de la deshidratación a menudo se pasa por alto y, de hecho,
debería ser una de las prioridades de cualquier plan de alimentación saludable.


Ingerir una cantidad suficiente de agua es el primer paso para garantizar que tu
metabolismo funcione a su nivel óptimo. Debes beber un mínimo de 2 litros de agua al
día, idealmente más cerca de 3 litros (o 4 litros si haces ejercicio o tienes un trabajo
manual).


Recuerda que tu cuerpo no puede distinguir entre el hambre y la sed, por lo que cuando tu
estómago retumba y crees que necesita comida, podría estar avisando que necesita un
poco de agua. Bebe primero un gran vaso de agua y si todavía tienes hambre 15 minutos
después, come algo. Muchos deben estar pensando que si se les seca la boca cuando
tienen sed, es la manera de cómo puedes saberlo, claro que esto es verdad, pero una vez
que tu boca se seque y tengas sed, ya estás deshidratado, por lo tanto, tu cuerpo y tu
metabolismo ya está en un estado deshidratado lento.


La mejor manera de asegurarse de que estás tomando al menos 2 litros es llenar una
botella de 2 litros a primera hora de la mañana y asegurarse de que se haya terminado
antes de acostarse. Solo hay que tener presente que necesitarás más los días que hagas
ejercicio y en un clima caluroso.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More