Artículos belleza Especial

Pros y contras de los jabones en barra y líquidos para el cuerpo

En lo que respecta al cuidado del cuerpo, es fundamental encontrar el limpiador adecuado. Después de todo, la piel es el órgano más grande del cuerpo y los jabones cubren una gran superficie. El de barra ha tenido una mala reputación históricamente, pero ahora hay fórmulas suaves en el mercado que son
comparables e incluso mejores que un gel de baño.

Pros y contras del jabón en barra

El jabón en barra es económico, ecológico y puede durar varias semanas, mientras que los geles corporales tienden a agotarse rápidamente. Comprar menos productos no solo impacta tu economía, también significa menos envases, energía y recursos en la cadena de suministro.

El gel de baño líquido también contiene agua y además de todo lo que ya sabes sobre la importancia de cuidar el agua, según datos de la Organización de las Naciones Unidas, se estima que 5 mil millones de personas se verán afectadas por la escasez de agua para el año 2025, lo que es otro punto a favor de los
jabones en barra.

Otra ventaja es el uso mínimo de ingredientes. Cuando está formulado por fabricantes responsables, el jabón en barra contiene generalmente solo los ingredientes activos que se necesitan; debido a que la fórmula no incluye agua, no es necesario ningún conservador químico para evitar que las bacterias se
reproduzcan. Lo que te queda es solo una alta concentración de ingredientes puros.

Una de las desventajas es que si no se almacena correctamente genera bacterias. El jabón en barra no es antihigiénico, pero sí importa cómo se almacena. Si permanecen húmedos (en una jabonera que no drena correctamente), es cuando las bacterias tienen un festín. Si usas jabón en barra, guárdalo en un área completamente seca y asegúrate de lavarlo antes de cada uso: «esto reduce la cantidad de bacterias transferidas a tu cuerpo», explica la dermatóloga Zenovia Gabriel.

Algunos jabones en barra también pueden deshidratar la piel, como efecto del sulfato de sodio, un surfactante que puede despojar al cuerpo de los aceites naturales. Es por eso que tu piel puede sentirse deshidratada después de la ducha. «Los niveles de pH de los jabones en barra están entre 9 y 10, mientras que nuestro nivel de pH en la piel está entre 4 y 5», explica la especialista. Por supuesto, existen marcas que no utilizan activos agresivos; es importante buscarlas si eliges el jabón en barra. ¡Tu piel te lo agradecerá!

Pros y contras del gel de baño

Su principal punto a favor es que hidratan la piel. Esto se debe a que muchas fórmulas contienen emolientes, que pueden rellenar las microgrietas de tu piel y hacer que parezca más tersa y suave. «Los emolientes ayudan a suavizar y limpiar sin quitar los aceites hidratantes de la piel», señala la dermatóloga. Un emoliente común, por ejemplo, son las ceramidas que retienen la humedad y ayudan a proteger la piel del daño.

Los jabones corporales en gel pueden no dejar una sensación de limpieza impecable, pero pueden reponer la barrera protectora de la piel, dice Gabriel, dejándola suave e hidratada. Solo asegúrate de que tu gel de baño no contenga sulfatos: «Si tienes la piel sensible, eccema o antecedentes de alguna enfermedad de la piel, asegúrate de que tu gel de baño no contenga sulfato y ni fragancia artificial», agrega la dermatóloga Loretta Ciraldo. Los sulfatos son los responsables de la característica espuma, pero pueden eliminar los aceites naturales de tu piel, dejándola un poco seca (especialmente si ya es propensa a la sequedad).

Sobre la higiene, el envase puede mitigar el riesgo de crecimiento bacteriano, pero hay un inconveniente: si usas esponja o zacate para bañarte, no estás libre de problemas. Asegúrate de lavarlos antes de cada uso, y cámbialos a menudo (cada 3 o 4 semanas). Al igual que las barras de jabón, tienen el potencial de desarrollar bacterias si se dejan en un ambiente húmedo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More