Artículos Especial salud

Las causas de soledad dependen de nuestra edad

Venimos arrastrando una epidemia de soledad en todo el mundo, y quizá ahora
con el aislamiento, se ha vuelto más crítica, especialmente en aquellas personas
que viven solas.
Aunque disfrutar del tiempo a solas es necesario y benéfico, la sensación de
soledad puede llegar a ser dañina para la salud física y mental, ya que está
asociada con mayores riesgos de problemas cardiovasculares, depresión y
mortalidad, entre otros.
Según un estudio, publicado en la revista BMC Public Health, lo que hace sentir
solas a las personas varía conforme aumenta la edad.
En dicha investigación, científicos de los Países Bajos recopilaron datos sobre
más de 26 mil adultos, incluidos adultos jóvenes (de 19 a 34 años), adultos de
mediana edad temprana (de 35 a 49 años) y adultos de mediana edad tardía (50 a
65 años).
En general, el 44 % de todos los participantes reconocieron que se enfrentan a la
soledad, incluido el 40 % de los adultos jóvenes, el 43 % de los adultos de
mediana edad temprana y el 48 % de los adultos de mediana edad tardía.
Entre los factores que causan la sensación de soledad en todos los grupos de
edad destacan los siguientes:
● Vivir solo
● Mantener poco contacto con los vecinos
● Padecer algún trastorno psicológico
● Deficiencias en el bienestar psicológico y emocional
● Sentirse excluido de la sociedad (el factor más fuerte del sentimiento de
soledad, según el estudio)

Para los adultos jóvenes el factor más importante relacionado con la soledad era
la frecuencia con la que estaban en contacto con sus amigos. Los adultos jóvenes
con menos educación también tendían a sentirse más solos, lo que no era el caso
en otros grupos de edad.
Los adultos de mediana edad tendían a sentirse más solos cuando no tenían
trabajo y, curiosamente, mientras más contacto tenían con los miembros de su
familia cercana (sobre todo hijos menores y padres de edad avanzada), su
sensación de soledad aumentaba.
Los investigadores sugieren que esto podría deberse a que esta etapa de la vida a
menudo está marcada por las responsabilidades del cuidado de los niños y de
parientes mayores, lo que puede hacer que las personas se alejen de sus
amistades y actividades sociales por dedicarse de lleno al cuidado de niños,
ancianos o enfermos.
Para los adultos de mediana edad tardía, la frecuencia del contacto familiar
también se asoció con la soledad, al igual que lo saludables que se sentían.
Curiosamente, cuanto más saludables estaban, más solos se sentían.
Los investigadores anotaron que esto podría deberse a que las personas en este
rango de edad tienen más probabilidades de tener problemas de salud (lo cual
suele atraer la atención de los familiares), por lo que no tenerlos podría hacer que
se sientan excluidos, al no ser visitados o contactados con tanta frecuencia.
Sentirse excluido es lo que más soledad hace sentir
A pesar de que los diferentes grupos de edad tenían diferentes factores que
contribuían a su soledad, una tendencia común en todos los niveles era sentir que
no hacían las mismas cosas que otras personas de su grupo de edad.
«Cada periodo de la vida se caracteriza por comportamientos y objetivos
específicos, como graduarse y dejar el hogar de los padres para los adultos
jóvenes. El que una persona perciba la soledad o no, depende de la capacidad del
individuo para realizar y/o cumplir con estos comportamientos normativos de edad

y metas», escriben los investigadores. «Si un individuo percibe los eventos de la
vida como no normativos para su edad, la soledad puede manifestarse».
Es por eso que un adulto joven que no ha ido a la universidad puede sentirse más
solo que sus compañeros que sí, o un adulto mayor puede sentirse solo con su
buena salud, puesto que aquellos que enferman son los que más reciben la
compañía de los seres queridos.
Así, la forma en que se define la soledad depende mucho de la edad y de lo que
se considera normal para el grupo de edad correspondiente. Por lo tanto, lidiar con
la soledad se verá diferente según la etapa de la vida en la que cada persona se
encuentre y también de acuerdo con su definición de pertenencia.
Si te sientes solo, es importante que prestes atención a los tipos de interacción
social que te ayudarían a sentirte conectado con los demás, para que puedas
concentrarte en hacer crecer esas áreas de tu vida.
Y si tienes padres, abuelos o familiares mayores, ayuda a evitar que se sientan
solos al frecuentarlos y mantenerte al pendiente de ellos, sin esperar a que se
enfermen o necesiten de tu atención.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More