Artículos Especial

Otoño: tiempo para reflexionar, agradecer y soltar

Tras el equinoccio de otoño, las noches se vuelven más largas, la temperatura comienza a bajar y, de acuerdo con el Observatorio Astronómico Nacional, la tercera estación del año durará 89 días, pues finalizará el lunes 21 de diciembre.

Significado energético y espiritual del otoño

Mientras la primavera y el verano son épocas que invitan a salir y disfrutar de todo lo que hay en el exterior, el otoño es una época de equilibrio entre el mundo interno y externo, durante la cual te puedes preparar para la introspección que será mucho más intensa durante el invierno.

También es un tiempo propicio para agradecer lo que hasta este momento has obtenido o logrado, así como para soltar y dejar ir todo aquello que ya no necesitas o que ya no aporta nada a tu vida, al igual que los árboles se deshacen de sus hojas secas.

Tiempo de reflexión e introspección

En la filosofía china, el otoño es una estación yin, con una tendencia hacia lo receptivo, a la intuición y a la interiorización. En esta temporada, la savia de los árboles se retira de las hojas y ramas para volver hacia las raíces; los animales disminuyen su actividad; oscurece cada vez más temprano y poco a poco el clima se vuelve más frío.

El otoño también se asocia con la melancolía, pues implica una retirada temporal del mundo exterior, tanto física como psicológicamente, para volverte hacia el interior. Pasas menos tiempo al aire libre y estás más en casa; te permites disfrutar más de tu espacio, de los tuyos o de tu propia compañía.

Simbólicamente, el otoño es un llamado para ir hacia tu interior, volver también a tus raíces, a quien eres realmente. Es tiempo de reflexionar, mirar dentro de ti para saber dónde estás, reconocer el camino que has recorrido y decidir hacia dónde quieres ir a partir de ahora.

También es un tiempo ideal para aprender cosas nuevas, para la lectura y la preparación personal e interna; para ser consciente de todo lo que has aprendido a lo largo del año, para así poder aprovecharlo para tu beneficio y el de los que te rodean.

Momento de cosechar y agradecer

Como ya se mencionó, el otoño es la temporada en la que se recolectan las últimas cosechas. Así que puedes reflexionar en qué has cosechado en los diferentes ámbitos de tu vida hasta ahora y, por supuesto, agradecer por todo ello: Lo que tienes, lo que has logrado, lo que has conservado y las personas que son parte de tu vida.

Si aún no lo haces, sería ideal que en esta temporada iniciaras con un diario de gratitud en el que escribas cada día las cosas por las que te sientes agradecido en la vida o las que ocurrieron ese día en específico y te hicieron sentir alegría o felicidad. O bien, puedes comenzar una rutina diaria para agradecer, a través de una meditación, por ejemplo, o al dedicar un momento para reflexionar y mostrar gratitud por todo lo bueno que hay en tu vida.

Soltar lo que ya no sirve

En el otoño la naturaleza se deshace de lo que ya no es esencial, como los árboles que pierden sus hojas para poder renovarse más adelante con la llegada de la primavera.

De igual manera, tú puedes aprovechar este momento para soltar y dejar ir todo aquello que ya no es esencial en tu vida, que ya no necesitas o que ya no te aporta nada, sean personas, relaciones, ideas, costumbres o cosas materiales (es un buen momento para hacer limpieza profunda y sacar todo lo que ya no sirve o llevas mucho tiempo sin usar).

Libérate de todo lo que de alguna manera te estanca, te roba espacio y energía, y así podrás crear espacio para lo nuevo y tener la energía necesaria para tu propia renovación. Despídete de todo lo que haga falta, agradécele y déjalo ir.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More