Artículos Especial salud

Alimentos que provocan mal olor en nuestro cuerpo

¿Te sucede que por más higiene que tengas tu cuerpo despide aromas pocos agradables? Te bañas muy
bien, te pones desodorante o antitranspirante, y a los poco minutos tu cuerpo huele, incluso aunque te
pongas perfume.

Lo que sucede es que los alimentos que comemos pueden causar malos aromas en nuestro cuerpo.
Algunos alimentos propician el mal olor corporal porque las sustancias que contienen ocasionan un desequilibrio químico en tu cuerpo e incrementan la acidez del sudor, lo cual le da un olor más penetrante
al estar en contacto con las bacterias que ocasionan el mal olor de la transpiración.

¿Cuáles son los alimentos que generalmente producen el mal olor?

Embutidos: Cuando se descomponen durante la digestión pueden causar acidez estomacal, agruras, gases; todo lo cual resulta en un aroma nada agradable.

Aceite hidrogenado: Es un aceite artificial que está presente en prácticamente toda la comida chatarra;
además de que contribuye al sobrepeso, es una causa de mal olor, debido a que su descomposición es
rápida y causa indigestión.

Lácteos: Cuando las proteínas de los lácteos se descomponen producen sulfuro de hidrógeno. Esta
sustancia es uno de los alimentos favoritos de las bacterias, por lo que consumir productos lácteos en
exceso es una de las principales causas de mal olor en la transpiración.

Azúcares refinados: Los alimentos dulces son los favoritos de las bacterias que causan mal olor, así que si
consumes altas cantidades de azúcar refinado, mantienes a esas bacterias muy bien alimentadas. El
exceso de esas bacterias genera mucha más acidez en el organismo, por lo que el olor se vuelve más
fuerte.

Carne roja: Este tipo de carne se digiere lentamente, por lo que tarda un tiempo considerable en
descomponerse en el tracto digestivo. Entonces, lo que ocurre es que se estanca y esto causa que se pudra
y libere malos olores, los cuales salen del cuerpo en forma de flatulencias o sudor que se vuelve
maloliente al contacto con las bacterias.

Alcohol: Cuando eres tú quien lo bebe, seguro no lo notas, pero cuando se te acerca alguien que ha
bebido, de inmediato lo notas en su aliento. Pero eso no es todo, pues debido a que el alcohol llega rápidamente al torrente sanguíneo, el proceso de sudoración se acelera, de modo que el olor se queda
presente durante más tiempo y se vuelve más penetrante.

Especias y condimentos: Aunque realzan el sabor de la comida, cuando los platillos están muy
condimentados, pueden ocasionar olores fuertes y a veces desagradables en el aliento, el sudor y los
fluidos corporales. El ajo y la cebolla, por ejemplo, no solo causan mal aliento, sino también la producción
de gases sulfurosos que se liberan a través de los poros de la piel.

Cigarro: Aunque no es un alimento, seguro has notado el mal olor que despiden los fumadores, sobre todo
aquellos para los que el tabaco es ya una adicción. Debido a la gran cantidad de cigarrillos que fuman
diariamente, no solo tienen mal aliento, sino que el aroma se impregna en sus ropas, el cabello y la piel, y
eso hace que todo el tiempo huelan como si acabaran de terminar de fumar. Así que, esta es una razón
más para dejar ese mal hábito.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More