Artículos Especial Tips

¿Cómo saber si tus plantas necesitan atención?

Con el cambio de estación y la llegada de las lluvias, muchas plantas pueden sufrir importantes cambios, aunque algunos de ellos pueden ser señal de que algo malo les ocurre.

Las hojas rizadas en las plantas de interior suelen ser un signo frecuente de que algo no anda bien. Es momento de observar con detenimiento qué pasa y qué necesita tu planta. Aquí hay cuatro posibles razones por las que las hojas de tus plantas de interior están rizadas y cómo solucionarlo:

1.- Falta de agua
Las hojas rizadas pueden ser una indicación de que el suelo está seco y tienes que regar la planta. Una planta que necesita agua lo comunica al hacer que sus hojas se “desmayen”, se enrollen o desarrollen algunas manchas marrones en lo extremos del follaje.

Mete los dedos en la tierra de la planta. Si los primeros 5 centímetros se sienten completamente secos al tacto, riega con suficiente agua para humedecer completamente la tierra.

Solo ten cuidado de no regar en exceso, ya que tampoco es ideal para la planta, y asegúrate de que tu maceta tenga un orificio de drenaje o algunas piedras para evitar que el agua se acumule en el fondo y cause la putrefacción de la raíz.

2.- Tiene plagas
Las plagas pueden causar muchos problemas en las plantas, y las hojas rizadas son uno de ellos, además de agujeros, manchas y hojas amarillentas o pálidas.

Los áfidos que succionan la savia de las plantas son comúnmente los culpables de las hojas rizadas. Observa muy bien tus plantas para ver si hay plagas presentes; deberías poder detectarlas a simple vista.

Para deshacerte de las plagas, limpia las hojas con agua y un poco de jabón para platos, luego limpia muy bien con agua para eliminar perfectamente todos los residuos de jabón y después rocíalas con aceite de neem diluido en agua.

3.- Absorbe demasiada luz
No todas las plantas requieren luz solar directa. De hecho, muchas plantas prosperan sin ella. Si las hojas de tus plantas se ven quemadas, rizadas y crujientes y están expuestas a la luz solar directa, existe la posibilidad de que necesiten un poco de sombra.

Muévela a una parte más sombreada de tu hogar; debes estar muy pendiente para ver cómo le va. Investiga qué tipo de planta es y qué cantidad de luz necesita; ahora es muy sencillo encontrar esta información tanto en internet como en las redes sociales.

4.- El suelo es el afectado
Si todo lo anterior no ha funcionado, échale un ojo al suelo, a la tierra en la que se desarrolla tu planta. Si el rizado persiste después de regar, el suelo puede verse afectado y es posible que el agua no llegue a las raíces. Saca suavemente la planta de su maceta y extiende las raíces. Si tienen una costra densa de tierra a
su alrededor, es tiempo de darle a tu planta un lote fresco de tierra.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More