Artículos Especial Tips

Consejos para cuando la depresión no te deja salir de la cama

La depresión puede presentar diferentes retos para quien la padece. Desesperanza,
fatiga, insomnio, pocas ganas de comer, pérdida o ganancia de peso, pueden ser
cosas de tu día a día, y aunque muchas veces tratas y luchas contra esta
enfermedad, puedes llegar a sentirte derrotado por no lograrlo a la primera.

Dejar este episodio atrás requiere de máximo esfuerzo, pedir ayuda, ir a terapia, ya
es una batalla constante contigo mismo (lo que puede ser bastante aterrador), pero
es sumamente necesario para salir de esto.

¿Te ha sucedido que algunas veces te sientes invencible y al día siguiente quieres
quedarte en cama y dormir o llorar sin parar? Bueno, es normal, y es algo bastante
aceptable, pero solo durante un día, no más. No puedes dejarte vencer, y debes
poner todo lo que está en ti para continuar con tu lucha.

Vivir con depresión es difícil, pero haces lo mejor que puedes. Por lo tanto, la
próxima vez que tengas un día en el que parezca que la depresión y tu cama ganan
la batalla, sé amable contigo mismo y considera estos consejos.

Deja que entre la luz

La depresión puede interferir con tu ciclo natural de sueño, pero algunas
investigaciones muestran que la terapia con luz brillante puede ayudarte. Si no
tienes una lámpara cerca, intenta abrir las cortinas por las mañanas para que entre
la luz del sol.

Incluso si no estás listo para ver el lado positivo de las cosas, esos primeros rayos
de luz podrían ser suficiente motivación para sacarte de la cama.

Un paso a la vez

Cuando estás en el ambiente cálido y acogedor de la cama, levantarte para ir al
trabajo o llevar a los niños a la escuela puede parecer imposible. Hay tantos pasos
entre donde estás y dónde debes estar. En cambio, no miras el panorama en
general.

«Cuando te levantas por la mañana, si miras todo lo que tienes que lograr para el
día, te sentirás abrumado», dice el doctor Vinay Saranga, un psiquiatra de Raleigh,
Carolina del Norte. Y añade: «En cambio, intenta dividir el día en tareas más pequeñas y manejables. Ve una por una y solo concéntrate en la tarea que tienes delante».

Ponte incómodo

La cama es cómoda, es segura y fácil. Pero cuando el mundo y tu lista de cosas por
hacer te esperan, a veces tienes que sentirte incómodo para convencerte de
enfrentar el día. Enciende las luces, tiende tu cama, escucha música, haz cualquier
cosa que logre que te pares y te sientas mejor. Cuando tu cama se sienta menos atractiva, es más fácil dejarla atrás.

Sé amable contigo

Ya sea que salgas de la cama en el primer intento o llegues tarde, recuerda esto:
haces lo mejor que puedes. Derribarte solo te hará sentir peor.

A veces tienes que actuar mejor antes de sentirte mejor. Especialmente cuando
estás deprimido, así que trata de comprometerte con comportamientos positivos que
te ayuden a participar en tu vida, aunque te sientas deprimido.

Di algo bueno para ti, incluso si no lo crees en este momento

Y sobre todo, si necesitas ayuda, por favor, pídela. Existen números de ayuda que
están activos las 24 horas para atenderte y escucharte. No dudes en comunicarte si
sientes que es necesario.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More