Artículos Especial

Humanizar a tu mascota afecta su salud

Antes de entrar de lleno en el tema, hay que definir qué significa “humanizar a tu
mascota”, en particular vamos a hablar de los perros, pues los gatos se resisten
más, debido a su carácter independiente, a aceptar esa transformación.

Humanizar a un perro significa tratarlo como si fuera una persona, más
precisamente, como si fuera un niño: le hablamos como a un bebé, lo vestimos, le
compramos un sinfín de juguetes, le damos alimentos que nosotros ingerimos,
duerme con nosotros, se sienta a la mesa con nosotros y hasta le celebramos su
cumpleaños, sin olvidarnos de invitar a todos los perros del vecindario.

Quizá exageramos un poco, pero la realidad puede llegar hasta esas costumbres
que la sociedad está adquiriendo cada vez más: en lugar de tener hijos, adoptan o
compran un cachorro y lo crían como hijo; o, primero tengamos un cachorro y
después un hijo, como si lo primero nos ayudara a practicar la responsabilidad.

Humanizar a nuestro perro no es sano para él, ni física ni mentalmente. En
primera, son situaciones incomprensibles para él y en segunda, tanto amor le hará
daño. Debemos entender que son diferentes de nosotros y que es necesario
brindarles lo que necesitan de acuerdo a su especie: cubrir sus necesidades
básicas como comer equilibradamente y estar hidratado, mantener en buen estado
su salud llevándolos a sus visitas periódicas al veterinario, tratarlo con amor y
mantenerlo activo.

Con lo anterior te aseguro que tu perro estará sumamente feliz y ni siquiera se
acordará del pastel de cumpleaños que, de hecho, le hace daño. Quítale la ropa y
deja que se exprese y actúe libremente, claro está, poniendo límites a su
educación, así podrás mantenerlo saludable física y mentalmente.

¿Qué necesita tu perro para ser feliz?

Ni ropa, ni exceso de juguetes, mucho menos festejar su cumpleaños y para nada,
dormir contigo y comer lo que tú comes, pero sí…

 Sus vacunas completas
 Visitas regulares al veterinario
 Una educación basada en premios y no en regaños o castigo
 Ejercicio diario
 Un espacio donde pueda dormir y descansar
 Y, algo muy importante, una alimentación balanceada Premium o Súper
Premium

Recuerda: una mascota sana es una mascota feliz.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More