Artículos Especial

La deshidratación puede provocar dolor de cabeza

El dolor de cabeza es un padecimiento muy común que puede surgir debido a
diversas causas como estrés, mala postura, problemas de visión, falta de sueño,
mala alimentación y una hidratación deficiente.

Sea cual sea el origen de este dolor, lo que la mayoría de las personas hace
cuando se presenta es tomar algún analgésico. Y si bien esto quita la molestia, el
problema de raíz no se resuelve y, tarde o temprano, el dolor volverá.

Uno de los casos y del que quizá muchos no nos percatamos es el hecho de que
quizá no estamos tomando suficiente agua. Por eso, antes de automedicarte, si el
dolor de cabeza aparece con frecuencia prueba con beber más agua y, por
supuesto, si el malestar persiste, lo ideal es que lo consultes con tu médico para
que sepas a qué se debe y puedas tener la solución más adecuada para tu caso
específico.

Los dolores de cabeza por deshidratación pueden ser leves, pero también
severos, como una migraña. Esto ocurre porque, cuando el cuerpo está
deshidratado, el cerebro puede contraerse debido a la pérdida de líquidos. Este
mecanismo hace que el cerebro se separe del cráneo, lo que ocasiona el dolor.
Una vez que bebes agua y tu cerebro se rehidrata, vuelve a su estado normal y el
dolor desaparece.

¿Cómo identificar el dolor de cabeza por deshidratación?

El dolor de cabeza por deshidratación puede sentirse como un dolor de cabeza
sordo o una migraña intensa y se puede presentar en la parte frontal, posterior,
lateral o en toda la cabeza, por lo que no es igual en todos los casos.
Las diferencias con el dolor que surge a causa de la sinusitis es que en este se
presenta presión facial y en el causado por la deshidratación no ocurre así;
mientras que en el dolor ocasionado por estrés o tensión se tiene también dolor en
la parte posterior del cuello, y cuando la causa es la falta de agua esto no sucede.

Los síntomas que acompañan al dolor de cabeza por deshidratación suelen ser:
sed, reducción de la micción, orina de color oscuro, mareos, fatiga, sequedad en la
boca, pérdida de elasticidad de la piel, baja presión sanguínea y aumento de la
frecuencia cardiaca.

La mejor manera de prevenir este tipo de dolor de cabeza es que te mantengas
bien hidratado. Y aunque la temperatura ambiente, la actividad física que realizas
y tu peso corporal influyen en la cantidad de líquido que debes beber, en general
se recomienda ingerir alrededor de 2 litros de agua cada día (bebidas como
refrescos y jugos no cuentan, debe ser agua natural, de preferencia, o bien,
puedes agregarle fruta, pero evita el azúcar). Y es importante que bebas un poco
a lo largo de todo el día, sin esperar a que te dé sed.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More