Artículos Especial

Usar chanclas por mucho tiempo no es lo más recomendable

Por comodidad, y ahora que pasamos más tiempo en casa, y no salimos de ella, la
mayor parte del tiempo usamos chanclas, pero de acuerdo con los expertos en
podología esto no es lo más recomendable, te cuento por qué.

Riesgo de esguince de tobillo
Por muy cómodas que sean, las chanclas no tienen soporte para el arco del pie, lo
que significa que tus pies comenzarán a voltearse hacia el centro, en vez de
quedarse derechos. Esto aumenta el riesgo de que te esguinces el tobillo, ya que
al caminar este se tuerce hacia adentro o hacia afuera.

Puede ocasionar fascitis plantar
Aunque tengas mucho cuidado y no tuerzas tus pies, esa falta de apoyo para el
arco podría lastimarlos. Sin el soporte correcto, el tejido en el arco de tu pie
empezará a tirar. Eso ocasionará inflamación y dolor en el arco y la planta, lo que
se conoce como fascitis plantar, la que ocasiona dolor al apoyar el pie y dificulta
algo tan básico como caminar. Para reducir la inflamación, puede que necesites
usar medicamentos antinflamatorios como ibuprofeno, terapia física, ejercicio o
inyecciones de cortisona.

Crecimiento de espolones
Si la fascitis plantar ocurre varias veces o permanece por un tiempo prolongado, la
respuesta de tu cuerpo será producir hueso nuevo para tratar de sanar el desgarro
en los tejidos. Con más hueso del que tu pie debe tener, surge un aumento
llamado espolón calcáneo, que crece en el talón como una pequeña punta que
provoca un intenso dolor al caminar o estar de pie. En muchos casos se requiere
de cirugía para retirarlo, así que lo mejor es prevenirlo.

Deformación de los dedos
Las chanclas son inestables, así que probablemente necesites doblar tus dedos, lo
cual ocurre de forma inconsciente e involuntaria, para sostener la chancla y evitar
que se salga de tu pie al caminar. SI las usas un rato cada día, no hay mayor problema, pero si las traes todo el tiempo, puede que tus dedos se acostumbren a estar en esa posición y no se enderecen una vez que vuelvas a usar los zapatos.

Mayor probabilidad de formar callos
El problema anterior de los dedos que se enchuecan hará que, al ponerte zapatos
de nuevo, partes de tus dedos rocen con la superficie interna del calzado. Esa
fricción constante podría causarte callos.
Así que trata de reducir el uso de chanclas o sandalias, y mejor opta por un
calzado que le dé un mejor soporte a tus pies.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More