#QuédateEnCasa Artículos Especial Tips

¿Cómo vivir la “nueva normalidad” de manera saludable?

Termina la Jornada Nacional de Sana Distancia y comienza la “nueva normalidad”, pero eso no
significa que podemos regresar a vivir como antes, sino que debemos adaptarnos a las nuevas
reglas de higiene para preservar nuestra salud y la de los demás.
Dichas reglas realmente deberíamos haberlas practicado siempre. Pensemos en poco: lavarse
constantemente las manos, evitar aglomeraciones, desinfectar todos nuestros objetos y
alimentos, etcétera, son prácticas de higiene que siempre debemos tener, pero que olvidamos.
Desafortunadamente esta pandemia tuvo que venir a recordarnos lo importante de ellas, pero no
es tarde para adoptar nuevos hábitos, basta con ser constantes y pronto se convertirán en una
forma común de vivir nuestra vida, además de que nos ayudarán a mantener la salud.
Actívate
Hemos pasado alrededor de dos meses y medio encerrados y, aunque como ya mencionamos,
terminó la jornada de la sana distancia, no significa que le lances a la calle a hacer tu vida social
como antes, pero sí es importante que salgas a realizar actividades físicas como caminar, correr
o andar en bicicleta.
Los ejercicios en lugares cerrados como gimnasios deben ofrecerte las condiciones para lograr la
sana distancia y la higiene, verifica bien eso antes de inscribirte a algún lugar así.
Si eres de las personas que aman ejercitarse en grupo, elige a tus compañeros más cercanos o
familia para hacerlo.
Duerme bien
Si tuviste que trabajar a distancia y cumplir con un determinado horario para conectarte y
desconectarte, seguro no tuviste problemas con tu ciclo de sueño, pues debiste levantarte como
quizá lo hacías cuando ibas a tu oficina, pero no a todos les pasó lo mismo: nos dormimos muy
tarde y nos levantamos también tarde, así que hacer que tu cuerpo se despierte en un horario
para ir a la oficina va a ser difícil.
Estamos a tiempo de volver a acostumbrar a nuestro cuerpo. Empieza ya a dormir al menos ocho
horas diarias para que puedas acostumbrarte y no sea tan complicado regresar a la oficina.
Además, recuerda que dormir suficiente tiene efectos positivos en toda tu salud.
Alimentante bien

Una alimentación saludable fortalecerá nuestro sistema inmunológico y lo mantendrá listo para
enfrentar virus y bacterias, así que manos a la obra en ello: evita los alimentos procesados y
elige una alimentación equilibrada y natural; en lugar de llenar tu despensa con enlatados, mejor
ve al mercado y compra verduras y frutas, prepara tu comida con poca grasa y con nutrientes
variados. No olvides mantenerte bien hidratado.
Acepta y adáptate a los cambios
Como ya te comentaba al principio de este artículo, la “nueva normalidad” trae “reglas” que no
debemos considerar como tal, sino como hábitos saludables que siempre debimos haber
practicado.
El primer paso es dejar de pensar que son reglas que coartan nuestra libertad y considerarlas
prácticas saludables e higiénicas que nos ayudarán a mantenernos fuertes ante esta y cualquier
otra enfermedad. Un cambio de mentalidad nos ayudará a adaptarnos más fácil y rápido.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More