Artículos Especial

¡Te vistes para ti misma!

Las circunstancias actuales que estamos experimentando como humanidad han modificado nuestra
realidad completamente. Nuestro estilo de vida, nuestros hábitos de consumo, nuestras prioridades vitales
y también nuestra imagen y estilo personal se ven fuertemente influenciadas por esta etapa que estamos
atravesando. 
Durante este tiempo, pude notar uno de los aprendizajes más grandes con respeto a imagen y estilo
personal: “Nos vestimos para nosotros mismos”. Ya lo hacíamos pero no era tan evidente como hasta
ahora.
Para mí, este es un punto cardinal en el desarrollo de tu estilo personal: “Te vistes para ti misma.” 
En esta cuarentena muchas personas comenzaron a realizar labores desde casa, sin la necesidad
aparente de producirse para salir a una oficina o establecimiento a trabajar. Sin embargo, comenzamos a
notar la importancia de vestirnos para nosotros mismos, para sentir esa estructura mental que nos brinda
la ropa. Notamos la importancia de ponerle atención a los detalles de nuestra vestimenta, a sentirnos bien
con lo que traemos puesto, a permitir que nuestras prendas sirvan de brújula durante este tiempo retador.
Nos damos cuenta del valor que encontramos en sentirnos cómodas con lo que traemos puesto, de que
nos guste cómo nos vemos con nuestra ropa y que ésta nos permita hacer nuestras tareas en completa
comodidad. 
Este tiempo nos ayudó a reencontrarnos con lo sagrado que es vestirnos para nosotros, para contenernos
energéticamente. Durante esta etapa pudimos ser testigos de la importancia de cultivar una complicidad
con nuestras prendas que son herramientas que tienen como objetivo principal acompañarte en tu
experiencia de vida, de tu vida.
Regresaremos a la nueva normalidad de la mano de estos aprendizajes, recordemos que el estilo
personal y la forma de vestir son un reflejo de nuestro interior. Tu vestimenta puede ser la puerta de
entrada que te invita a observar qué cambios internos han ocurrido en ti.
Ésta ha sido, sin duda, una práctica intensiva, y conforme vamos regresando al mundo exterior te invito a
que no olvides que siempre te has vestido para ti misma, que la pieza más importante de este juego eres
tú y que siempre tienes la última palabra. 
Me despido una enorme gratitud y deseando que tanto tú como tu familia se encuentren seguros y en
calma.


Abrazos, 
Ale Campos

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More