Artículos Especial

Zinc: indispensable para fortalecer el sistema inmunológico

En 1960 se descubrió que la deficiencia del zinc en nuestro organismo afecta el
sistema inmunológico en muchos aspectos. De acuerdo con un estudio albergado
en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, escrito por el doctor
indio Ananda Shiv Prasad, investigador que lleva años enfocado en el estudio de
la función del zinc en el cuerpo humano, el zinc es crucial para el desarrollo
normal y la función de las células que median la inmunidad innata.
Los principales problemas clínicos que resultan de la deficiencia del zinc son
retraso del crecimiento y disfunción inmune mediana por células y deterioro
cognitivo, entre muchos otros que veremos más adelante. En 1963, cuando se
iniciaron los estudios sobre la zinc y el sistema inmune solo se conocían tres
enzimas que requerían zinc; hoy se saber que son más de 300 enzimas que lo
necesitan y más de mil factores de transcripción de nuestro cuerpo que lo
requieren para realizar sus funciones y aún falta mucho más por descubrir sobre lo
importante que es el zinc en nuestro cuerpo.
El zinc se utiliza con mucho éxito terapéutico para tratar la diarrea agua infantil, la
enfermedad de Wilson (condición en la que el cuerpo no elimina por completo el
cobre, se acumula y puede llegar a niveles mortales), el resfriado común y la
prevención de la ceguera en pacientes con degeneración macular seca
relacionada con la edad.
Cabe resaltar su gran importancia en la prevención y tratamiento de los resfriados
comunes. Los estudios han demostrado que el zinc evita la adherencia de los virus
del resfriado en las células huésped en la mucosa nasal, inhibe su crecimiento y
detiene su reproducción. Asimismo, ayuda a aliviar las posibles reacciones de

inflamación causadas por el resfriado porque evita la liberación de histamina y
detiene el metabolismo de la prostaglandina.
De hecho se ha comprobado su gran eficacia en tratar los resfriados cuando ya
están avanzados, no solo como prevención. Ahora, bien, por qué se da la
deficiencia del zinc. De acuerdo con los resultados de este estudioso, el factor
principal que contribuye a la deficiencia del zinc es al alto consumo de proteína de
cereal que contiene fitato, por lo que casi dos millones de personas tienen
deficiencia.
Fuentes naturales de zinc
Hay muchas formas en las que podemos obtener el zinc de manera natural, por
ejemplo:

 Ostras
 Cangrejo y langosta
 Carne de res, cerdo y pollo
 Hongos comestibles (portobello, champiñones, huitlacoche)
 Leguminosas (lentejas, garbanzos, frijoles)
 Nueces (semillas de calabaza, nueces de la India, cacahuates)
 Granos (avena, arroz, quinoa)
 Lácteos (leche, queso, yogur)
 Huevo
 Chocolate oscuro (70-85% de cacao)

Si quieres saber más sobre cómo obtener zinc para tu cuerpo, consulta a tu
médico, él te recomendará la mejor forma de hacerlo. Recuerda, no te
automediques ¡nunca!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More