Artículos Especial

Tu clóset es un reflejo de tu vida.

Tu guardarropa es un lugar lleno de sabiduría, es un espacio que guarda joyas magníficas que te permiten
aprender más de ti misma. Es un reflejo de tu vida, es un espacio donde puedes observar qué es lo que
crece, a qué le estás poniendo atención, qué ya no es funcional en estos momentos y qué es lo que
deseas dejar ir.

Tu clóset no es sólo un lugar donde guardas tu ropa, es un lugar sagrado; un lugar que contiene tu
energía.  

Algo que siempre recomiendo (y me parece un ejercicio súper reconfortante) es que aprendas a observar
tu guardarropa con ojos curiosos y hagas consciente toda la información tan valiosa que tienes frente a ti. 
Literal, adéntrate en él, siente su energía y pregúntale: ¿qué me quieres decir?

Observa, que aquello que estás dejando entrar en tu clóset refleja lo estás dejando entrar en tu vida…
¿Comodidad? ¿Autenticidad? ¿Simpleza? ¿Gozo?
O por el contrario, ¿rigidez? ¿Amontonamiento de cosas o tareas? ¿Cosas que en verdad no te gustan?
¿Estrés?

El ver tus prendas te dirá a qué es a lo que le estás dando prioridad.
¿Demasiadas prendas de oficina? 

Quizás quieras darle un espacio en tu agenda a más actividades sociales y recreativas (y no tanto al
trabajo).

¿Prendas deportivas sin ocupar? 
Quizás tu mismo cuerpo y energía te estén pidiendo que encuentres una actividad deportiva que te haga
sonreír, que llene de vida a tu cuerpo y no sólo algo que “tengas que hacer”.

¿Pantalones de tallas más chicas que tu talla actual?

Quizás es una invitación para darle el espacio necesario a tu vida actual, hacer las paces con lo que fue
en algún momento, pero celebrar la grandeza de lo que es hoy. 

Permite que clóset se convierta en una brújula y en un altar que expanda la energía que quieres
manifestar y experimentar en otras áreas de tu vida.

Recuerda gentilmente que tú decides qué entra y qué sale no sólo de tu clóset, si no de tu vida.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More