Especial Tips

Consejos para hacer home office de manera productiva

Hay quienes ya están acostumbrados a trabajar desde casa y la mayoría ama esta
nueva forma de trabajo, pero cuando empezaron, ya sea movidos por la necesidad
o por decisión propia, no fue sencillo.

En casa hay varias distracciones que podrían impedirnos ser productivos: la cama, el sofá, la TV, los ruidos exteriores, el refrigerador o si tienes mascota, las exigencias de esta para que le des cariño.

Pero es muy sencillo crear el ambiente y las condiciones necesarias para ser realmente productivos cuando trabajamos en casa, mira estas recomendaciones y verás que muy pronto amarás el home office.

Crea tu espacio de trabajo
 Elige el lugar que será tu oficina en casa y diviértete decorándolo para sea
inspirador y atractivo.
 Cerca de la ventana, en un rincón apartado del ruido de la calle, cerca o
lejos del televisor, depende de tu poder de concentración para elegir tu
nueva “oficina”.
 Mantén cerca tomas de corriente eléctrica, el teléfono, la impresora y todas
las herramientas que vas a necesitar.
 Asegúrate de que haya suficiente iluminación.
 Usa una silla muy cómoda.
 Pon una maceta con una planta aromática: no solo te alegrará la vista, sino
también el alma.

Lograr un espacio de trabajo armónico, sano y hermoso nos motivará cada día a sentarnos a trabajar y terminaremos amando el home office.

Cómo ser productivo

Muy bien, ya tienes tu espacio de trabajo, ahora hay que poner ciertas “reglas” para lograr que el home office funcione:

Establece horarios: no tienes que empezar a las 9 am como si fuera la oficina real, checa cuál es el mejor horario en el que puedes empezar fresco y con muchos ánimos. Quizá te guste más empezar por las tardes o más temprano que las 9 am.

Haz pausas más o menos seguidas y cortas, pero en lugar de navegar por las redes sociales como descanso, mejor párate y sal a la ventana a tomar aire y sol, lee un artículo de papel o un libro, lava los platos, no sé, haz algo alejado de la computadora.

Ponte fechas de inicio y término de los proyectos: no necesitas a un jefe que esté tras de ti presionándote para que termines un proyecto, pero tú tienes que ponerte los plazos para evitar que el trabajo se te acumule.


No procrastines, es decir, no dejes para después lo que podrías hacer en este momento. Como en el consejo anterior, si no estableces horarios, plazos y determinas cuántas horas vas a dedicarle a cada proyecto, acabarás trabajando dos días enteros y hasta desvelándote para terminar lo que pospusiste.

Pon en práctica estos consejos y cuéntanos qué otras cosas se te ocurren para hacer más maravilloso el home office. Comparte tus experiencias.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More