Artículos

Aplica el mindfulness en las fiestas decembrinas para no subir de peso

El mindfulness o atención plena, es una técnica que nos ayuda a enfocarnos en el
presente, estar en el aquí y en el ahora, nos permite estar en contacto con nuestras
sensaciones corporales y emocionales, con nuestras sensaciones, creencias y
comportamientos para conocerlos y aceptarlos.
Pero cómo nos puede ayudar esta técnica en esta época del año, las fiestas decembrinas,
en la que nos olvidamos de todo y comemos sin parar. En promedio, quienes se esfuerzan
suben medio kilo en estas fiestas, pero quienes dicen: “No me importa, ya es fin de año y
voy a comer todo lo que haya”, suben hasta 5 o 6 kilos. Kilos que después son muy difíciles
de bajar.
Para saber cómo el mindfulness nos puede ayudar, entrevistamos a la nutrióloga, Esther
Shiffman, quien comenta que nuestra manera de comer está motivada por las emociones
y en el momento en el que podamos separar nuestros problemas y ansiedad de la manera
de comer vamos a poder tener la excelente relación con la comida que todos queremos.
Aclara que en esta época se da todo lo contrario al mindfulness, es decir, que nos
desconectamos de la realidad y echamos por la borda todo el esfuerzo, si es que lo
tuvimos, de todo el año en una sola semana. Y eso hacemos cada fin de año provocando
que esos 5 o 6 kilos se vayan convirtiendo en 10 o 12 a lo largo del tiempo.
Kilos de más que nos harán sufrir tratando de bajarlos o que podrían provocarnos
enfermedades graves como diabetes o hipertensión.
¿Cómo aplicamos, entonces, el mindfulness?
Considerando que esta técnica nos ayuda a estar conscientes plenamente en el aquí y el
ahora, practicándolo podrás tener todos tus sentidos puestos en lo que estarás a punto de
comer, es decir, serás consciente de si realmente te gusta ese alimento, si tienes hambre o
no, si te nutre o no y si lo vas a probar motivado por algún sentimiento en particular. Te
ayuda también a ser consciente de si ese alimento afecta o no a tu entorno, porque el mindfulness no solo se trata del individuo, sino del entorno. Es una nutrición integral y
sustentable que se traduce en no comer impulsivamente, sino de manera consciente y
respetuosa contigo mismo y con el entorno.
El mindfulness empieza desde el mercado, esto es, antes de ir a comprar haz un análisis
serio de lo que realmente necesitas o si lo prefieres, visita a un especialista para que te
recomiende una dieta adecuada. En cualquier de los dos casos, tu lista de compras debe
ser razonada, no impulsiva.
Pero si estás en una fiesta decembrina, esta técnica te ayuda a hacer una pausa y a ser
consciente de la comida que hay y que vas a elegir, así como de lo que te rodea: amigos y
familiares, y de los sentimientos que tienes en ese momento, ya que todo ello puede
determinar lo que selecciones.
Sé consciente de todo ello y poco a poco irás aprendiendo a elegir de acuerdo a lo que
realmente le hace bien a tu cuerpo. Además, el mindfulness te permite disfrutar de cada
alimento, incluso si decidiste comer una hamburguesa, al ser consciente plenamente
podrás disfrutarla sin cargos de conciencia o te darás cuenta de que no la disfrutas, no la
quieres y que no vale la pena comerla.
Por otro lado, también es importante la masticación. El mindfulness te recomienda
masticar cada bocado de 20 a 40 veces y comer bocados pequeños, esto te ayudará a
identificar los sabores, texturas y aromas, y por supuesto, a disfrutar más la comida.
Es una forma de ir educando tu paladar porque a veces comemos cosas que realmente no
nos gustan. Nuestro cuerpo es muy sabio, sabe lo que sí le sienta bien o no, con el
mindfulness puedes ayudarlo a hacer las mejores elecciones y ¡claro!, a no subir de peso
en estas fiestas.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More