Artículos

Si te sientes solo, no estás solo: hay miles como tú

Desafortunadamente es así: hay mucha gente que se siente sola y todos nos sentimos así
en algún momento de nuestras vidas, pero los especialistas en la materia han notado que
la soledad persistente se está incrementando en todo el mundo, tanto que ya la están
considerando como una epidemia tan grave como la diabetes y el tabaquismo.
La soledad persistente daña seriamente la salud y provoca una mala calidad de vida. De
acuerdo con diversos estudios, existen vínculos entre la soledad y las enfermedades
cardiovasculares, cerebrovasculares, obesidad, tabaquismo y hasta muerte.
Suena alarmante, ¿verdad? Pues lo es y la situación se complica porque no es tan fácil
medirla ni diagnosticarla tal como se hace con otras enfermedades. Además, si ya de por
sí cuando vamos al médico se nos dificulta explicar nuestros síntomas (me duele la
garganta, siento un dolor por aquí o por allá, el dolor es como ¿?), cómo vamos a explicar
nuestros sentimientos, quizá hasta nos sintamos cohibidos y maquillemos nuestro sentir.
La soledad es una enfermedad mental y aún se estigmatiza como a las de su clase, ya que
se considera un indicio de debilidad, que no lo es. Recién estamos rompiendo mitos al
respecto y los estudios y tratamientos aún tienen mucho camino que recorrer. Pero
estamos avanzando.
¿Qué hacer ante la soledad?
Primero debe quedarnos claro que hay diferentes tipos de soledad: la que uno elige y la
que te elige, esta última es la que debe preocuparnos porque por más que nos rodeemos
de amigos, familiares, vayamos a toda reunión que se nos presente y formemos parte de
todo tipo de club u organización, la sentiremos y para deshacernos de ella habrá que ir a
un especialista.
Hay quienes recomiendan “hacer amigos” para combatirla. Puede funcionar, pero si no
desaparece ese sentimiento, hay que tratarlo como lo que es: una enfermedad. No tengas

miedo de pedir ayuda, grábatelo, “no eres débil si tienes una enfermedad mental o
psicológica”.
Haz ejercicio. Las actividades físicas, como ya hemos mencionado en otros artículos,
producen la hormona de la felicidad y te ayudará a desaparecer o mitigar la sensación de
soledad, te hará sentir eufórico y lleno de energías y ganas de vivir.
Duerme y come bien. Si no duermes bien su sistema nervioso se deprime y te hace presa
fácil de sentimientos depresivos y autodestructivos. Por otro lado, una buena
alimentación te ayudará a fortalecer tu organismo y a luchar con más fuerza contra
cualquier indicio de enfermedad psicológica y mental.
Juega, ríe, salta, corre… sé un niño otra vez. No es fácil, pero inténtalo. En tus manos está
el poder luchar contra la soledad, ya sea cambiando tus hábitos o dando el paso decisivo
de pedir ayuda.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More