Artículos

¿Qué es el self care o autocuidado y cómo practicarlo sin ser egoísta?

Este concepto se puso de moda en los años 70 en Estados Unidos y hoy que las
investigaciones hablan sobre un enorme incremento de estrés, ansiedad y agotamiento en
la población, ha regresado con mucho ímpetu.
Sí, seguramente también a ti te pasa: no duermes bien, te levantas con pocas energías,
llega el medio día y las pilas se te bajan, regresas a casa estresado todavía para encargarte
de las labores del hogar, seas mujer u hombre, eso sucede y desafortunadamente, con
mucha más frecuencia.
Y es que nos enfocamos en muchas cosas, menos en nosotros mismos. No nos estamos
cuidando lo necesario, de ahí esa falta de energía y entusiasmo que muchas veces nos
ataca.
¿Qué es el self care o autocuidado?
Aclaremos el concepto. De acuerdo con Helen L. Coons, psicóloga del departamento de
psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, “el self care es la
acción de uno alrededor de nuestro bienestar físico, emocional, relacional, quizás
profesional, educativo y, para algunas personas, espiritual que refleja la forma en que nos
cuidamos en los niveles más fundamentales”.
No se trata de actos egoístas, de ponerte a ti en primer lugar por sobre todo lo demás,
sino de cuidarte al mismo tiempo que te enfocas en tus responsabilidades como madre,
padre, profesionista y miembro de una sociedad.
Al cuidarte en todos los aspectos de tu vida lograrás tener más energía, salud, entusiasmo
y profundidad para cuidar de los demás en el hogar, el trabajo y en la comunidad. Y suena
lógico, ¿no crees? Porque si no tienes todo esto de dónde sacarás la fuerza para cuidar y
amar a los que te rodean y se supone son importantes para ti.
¿Cómo practicarlo?

Recuerda que el self care incluye todos los aspectos de tu vida, así que tienes que cuidarte
en el plano físico (salud), mental, espiritual y relacional o social. Incluye por ejemplo lo
siguiente, claro que tú puedes agregar cosas de acuerdo a tus gustos y a lo que deseas:
 Eliminar los malos hábitos como dormir poco o comer mal, y sustituirlos por
dormir tus 8 horas diarias (en la medida de lo posible) y elegir alimentos más
saludables.
 Priorizar tus tareas, aprender a decir “no” para no llenarte de responsabilidades y
estresarte.
 Pensar más en ti. Destina cada día un tiempo para tu cuidado personal, para un
pasatiempo o tu sesión de ejercicios, con una media hora o una hora estaría
perfecto.
 Aprende y emprende cosas nuevas. Toma un taller, clase o actividad, no tiene que
ser diario, quizá una o dos veces por semana, pero elige algo que realmente te
entusiasme y que esperes con ansias.
 Cuida tu salud. Al dormir y comer bien estarás contribuyendo a tu salud, pero visita
a tu médico para chequeos generales, esto te ayudará a prevenir y a saber cómo
está tu cuerpo.
 Consiéntete. Cómprate eso que siempre has querido y que claro, esté dentro de
tus posibilidades, porque tampoco se trata de ponernos metas inalcanzables que
lo único que van a lograr será estresarnos y frustrarnos.
 Toma vacaciones de una vez por todas. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que
tomaste tus últimas vacaciones? De hecho hay gente que nunca las ha tomado y
no es precisamente por falta de recursos, sino porque “nunca tienen tiempo”.
 Pasa más tiempo con quienes amas. Como te decía al principio, el autocuidado no
se trata de pensar solo en ti, sino de enfocarte en todo aquello que te hace bien y
pasar tiempo con tus seres querido nos hace mucho bien.
Son muchas las cosas que contribuyen a mantenernos en equilibrio, analiza cuáles son las
que te hacen bien a ti y llévalas a cabo, pero recuerda, tiene que incluir todos los aspectos
de nuestra vida. ¡Cuídate y así podrás cuidar a quienes amas!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More