Artículos

¿Estás sensible, triste o irritable? ¡Necesitas una desintoxicación emocional!

¿Te ha pasado que te enfadas con facilidad, te sientes triste o quizá vulnerable,
tienes ganas de salir corriendo y dejar todo? o ¿te aburres casi al instante de
iniciar algo? ¿Vas de llorar a reír en un momento? ¿Cualquier situación te
desestabiliza? ¿Te sientes insegura, llena de incertidumbre? Seguramente lo que
necesitas es desintoxicar tus emociones.
Sucede que cuando nos sentimos así magnificamos las cosas que suceden en
nuestra vida y las llevamos al extremo, nos tomamos personal los comentarios
que nos hacen o “nos ponemos el saco” de algo que alguien dijo y nada tiene que
ver con nosotros.
¡Hay que hacer una desintoxicación emocional!
La intoxicación emocional está relacionada con el estrés, la ansiedad y hasta la
depresión. Las emociones, así como otros procesos que nuestro cuerpo hace
naturalmente, como al comer absorbemos los nutrientes de los alimentos y luego
desechamos lo que no nos sirve, es lo mismo con las emociones. De igual forma
nos alimentamos de sentimientos, intuición, sensaciones, inquietudes y miedos,
por lo tanto, así como entran hay que soltarlas.
¿Cómo hacerlo? Aquí te comparto algunas sugerencias para hacerlo.

  1. Respirar
    Observar la respiración y notar cómo lo estamos haciendo, qué la altera y
    qué la hace tranquila. Una manera de hacerlo de forma saludable es con
    estas 4 fases:
     Inhalar profundamente y llenar tus pulmones de aire.
     Retener por unos momentos el aire.

 Exhalar sacando todo el aire que hay en los pulmones.
 Hacer una pausa antes de inhalar nuevamente.
Puedes hacerlo unas 5 veces y notarás cómo tienes más claridad de
mente.

  1. Escribe
    Elige un cuaderno y escribe ahí lo que sientes, lo que te hace dudar, lo que
    te inquieta, tus sueños y lo que quieres hacer, como en un diario. Si no
    quieres tomar un cuaderno puedes hacerlo en una hoja suelta y quizá
    quieras guardar esas hojas en alguna cajita o estuche. No es necesario que
    la revises, solo que la utilices como un sistema de descarga. Procura que
    no haya juicio, escribe sin pensar si está bien o está mal, solo escribe, no
    analices ni te claves, sin concentrarte en ninguna emoción o sentimiento,
    solo suelta y escribe lo que sientes. Puedes guardarlo o destruirlo o hacer
    algún ritual si así lo consideras.
  2. Date la oportunidad de liberar
    Si tienes ganas de llorar, llora, es algo natural del cuerpo, necesita
    descargar ¡dale chance! Si lo bloqueamos vamos llenando el saco de
    piedritas y vamos acumulando todas estas emociones en nuestro interior
    que se vuelven una “olla express” que en algún momento va a explotar si
    no vamos sacando poco a poco lo que sentimos. Lo mismo nos pasa
    cuando no decimos algo que queremos decir y nos lo guardamos y ¿qué
    pasa? Cuandolo decimos no lo hacemos con tranquilidad, ni amabilidad.
    Hay que descargar y no permitir que estas emociones actúen como un
    veneno en nosotros y nos quiten el ánimo, la energía y probablemente
    hasta la salud.
  3. Desarrolla una técnica propia

Cada uno de nosotros tenemos nuestra manera personal de enfrentar los
problemas emocionales. Algunas ideas:
 Sal de donde te encuentras y da un buen grito.
 Cierra los ojos, imagina esa emoción en una burbuja y hazla volar
lejos y explotar.
 Compártelo con alguien a quien le tengas mucha confianza. Muchas
veces con solo decirlo nos sentimos mejor.
 Abraza un árbol, llénate de su energía, observa lo grande que es y lo
pequeña que puede ser una emoción.
 Evita estar en chismes, rumores; vive, habla y piensa siempre desde
tu corazón, eso te ayudará a no estar involucrado en temas que no
quieres.
 Aléjate de personas conflictivas.

  1. Enfócate en tus propósitos
    Busca dentro de ti la inspiración que es una emoción positiva. ¿Qué
    propósito o meta tienes? Ponla en tu mente y enfócate en ella. ¿Qué pasos
    puedes dar para lograrla? ¿Puedes tomar acción de inmediato y poner tu
    mente en otra cosa? ¡Hazlo!
    Todo lo que resistes, persiste. Así lo dijo Carl Jung. ¡Libérate de lo que no te sirve!

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More