Artículos

El maravilloso poder de la meditación ante el estrés

El estrés es parte de nuestra vida y llegamos a sentirlo en diferentes medidas.
Aquel que sentimos cuando llegamos tarde a una cita, al que nos enfrentamos si
tenemos que hablar en público o presentar un examen, o cuando sufrimos un
asalto, accidente o situación en la que nuestra vida corra peligro. Incluso está
aquel estrés que nosotros mismos creamos con nuestros pensamientos.
Por su puesto, son diferentes grados de estrés y ante todos ellos nuestro cuerpo
reacciona liberando hormonas del estrés, como adrenalina y cortisol, las cuales
nos ayudan a enfrentar la amenaza o la situación que estamos viviendo, eso se
conoce como “respuesta de estrés” o “reacción de lucha o huida”.
Digamos que una cierta dosis de estrés es “buena” para nuestro cuerpo, pero el
estilo de vida que hoy vivimos nos enfrenta a dosis demasiado altas como para
que podamos soportarlo sin ver afectada nuestra salud de alguna forma. Para que
nos demos una idea, a la larga puede afectar el sistema respiratorio,
inmunológico, musculoesquelético, inmunológico y hasta el digestivo, por
mencionar solo algunos.
Además, nos puede llevar a adquirir malos hábitos como fumar, desvelarnos,
beber alcohol, tomar drogas y/o a tener desórdenes alimenticios. Sí, todo esto se
oye aterrador y lo peor es que el estrés es una amenaza silenciosa. Una situación
estresante que viviste hace dos meses, por ejemplo, puede reflejarse tiempo
después en la forma de alguna enfermedad.
Meditación contra el estrés
La buena noticia, que de hecho ya está confirmada por diversos estudios de
prestigiosas universidades, es que hay herramientas para manejar el estrés y
controlarlo, una de ellas es el yoga y la meditación. En este caso nos enfocaremos
en esta última y tomaremos algunos consejos de nuestra amiga Ness Zertú,
autora del libro Tu obra maestra.

Antes de iniciar con los consejos para meditar, quiero contarles lo que me sucedió
hace unos días. Tuve un aparatoso accidente de coche del que creí que no iba a
salir adelante. Me asusté muchísimo, tuve algunas heridas y por supuesto fue una
situación en extremo estresante.
Unos días antes ya había empezado a leer Tu obra maestra y a practicar los
consejos que Ness nos comparte ahí. Eso, aunado a todo el conocimiento que he
obtenido en mi búsqueda constante del bienestar, me ayudó a enfrentar esa
situación de manera más controlada. Es decir, traigo ya tan arraigado todo ese
conocimiento que salió a flote cuando más lo necesitaba y por supuesto que no
quise perder la oportunidad de compartirlo con ustedes.
Es mucha la información que Ness Zertú nos provee en su libro, pero quiero hacer
énfasis en el poder de la respiración, que es lo que considero me ayudó
muchísimo en el accidente que tuve.
Para Ness la respiración es un poder divino que está en nosotros y al estar en
contacto con ese poder es posible regresar a nuestro centro, donde sin importar
las circunstancias externas podemos permanecer tranquilos. Esa es la clave: usar
la respiración para controlar nuestras reacciones ante los “peligros” del entorno y
así evitar los efectos devastadores del estrés.
Aprender a respirar nos ayuda a tranquilizar nuestro cuerpo y mente para que
podamos tomar las mejores decisiones ante situaciones tensas o peligrosas, es
decir, no reaccionar visceralmente, sino lo más razonadamente que podamos.
Asimismo, ya que estamos controlados los efectos del estrés son menores a que
si nos dejamos llevar por la situación.
Este es el pequeño, pero muy valioso ejercicio de Ness Zertú que me ayudó a salir
adelante durante mi accidente:
 Inhala y exhala por la nariz
 Primero respira lento y profundo durante un minuto
 A continuación respira inhalando en tres tiempos, hazlo durante dos
minutos.

Durante estos dos minutos concéntrate en tu respiración. Si tu mente empieza a
divagar, vuelve a centrar tu atención en la respiración. Para finalizar:
 Inhala por la nariz y exhala por la boca
 Inhala largo y profundo por la nariz y piensa en algún decreto: “Yo soy paz,
yo soy amor y armonía, yo soy salud y bienestar”.
 Exhala de golpe soplando por la boca, pensando que con toda la
preocupación sacas el miedo, estrés o algún malestar que te pueda
acontecer.
Póngalo en práctica, estoy segura de que como yo, se sorprenderán de lo
poderosa que es la respiración como herramienta para enfrentar las vicisitudes de
la vida y por supuesto, no dejen de leer Tu obra maestra, encontrarán muchísimos
consejos para su bienestar.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More