Artículos

Cierra ciclos y cambia la historia de tu vida

Todos tenemos el poder de decir “No quiero que la historia de mi vida siga igual” y todos
podemos hacer algo para cambiar el rumbo, pero no es fácil. Hay una frase que se le
atribuye a Albert Einstein que dice: La locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar
resultados diferentes.
Así somos los humanos, tan racionales, tan inteligentes, pero que optamos por la
repetición de pensamientos, comportamientos y sentimientos que no nos hacen ningún
bien, que escriben una historia de nuestra vida que no nos satisface, pero no nos
esforzamos por cambiar, al menos no lo suficiente.
Cambiar estos comportamientos dañinos depende de qué tan arraigados estén. Freud
descubrió que había algo poderoso debajo de nuestra conciencia responsable de esta
compulsión humana de repetir nuestros problemas, incluso cuando tratamos de no
hacerlo.
Según Freud, eso que nos motiva y preocupa, que nos frena o nos empuja hacia adelante
se encuentra debajo de la superficie de la conciencia y hacía una metáfora: la superficie,
es decir, la conciencia, es la punta de un iceberg, lo que hay debajo es el inconsciente, el
culpable de que no podamos avanzar por más que nos esforcemos.
¿Por qué sucede esto? Porque trabajamos con lo que conocemos, la conciencia, pero no
es ahí donde está el problema, sino en el inconsciente y para llegar a él hace falta mucho
trabajo psicológico. Pero no te alarmes, quizá tus problemas sí están en la superficie y solo
hace falta fuerza de voluntad para avanzar y dejar de repetir lo que no nos hace bien.
Un consejo que ofrecen muchos psicólogos es cerrar ciclos, aprovechar las coyunturas y
rescribir nuestra historia, cambiar el guion. Y qué mejor coyuntura que el final de este
año. Veamos cómo podemos hacerlo:
Dejar ir, soltar eso que te frena

Sabemos que algo es negativo en nuestra vida, pero no lo dejamos ir y no hablo solo de
una relación, sino de sentimientos, comportamientos y pensamientos. Nos da miedo
soltar porque lo nuevo puede ser peor o porque tememos buscar mejores cosas, de modo
que nos quedamos en nuestra zona de confort, sufriendo, pero sintiéndonos hasta cierto
punto “seguros”, pues más vale malo conocido que bueno por conocer. Si quieres cerrar
ciclos, deja ir, arriésgate.
Enfrentar y decir adiós
No te voy a mentir, cerrar ciclos es doloroso, pero el tiempo te traerá la paz y fuerza que
necesitas. Eso que te daña debe ser enfrentado, no sirve de nada que lo apartes y hagas
como que ya no existe, ¡no!, debes darle la cara y analizar por qué no le hace bien a tu
vida. Luego, dile adiós y ve en busca de mejores cosas. Aquí no funciona enterrar la cabeza
como el avestruz, sino darle batalla.
Aceptar lo que es el pasado
Ya lo ha dicho muy bien Mike Tyson: “No hay futuro en nuestro pasado. Solo experiencia.
Queremos volver a él, nos resistimos a cerrarle la puerta”. No hay nada de malo en
rememorar lo que hemos vivido, el pasado nos forja, nos moldea, nos hace lo que somos,
pero no debemos dejar que nos frene. Ya pasó, no es sano querer volver a él por muy
bueno que haya sido.
Toma del pasado lo bueno y sigue adelante. Cerrar ciclos es ponerle fin a algo y empezar
cosas nuevas.
Cerrar ciclos es muy bueno para tu salud mental, es esencial para seguir evolucionando y
creciendo como personas. Toma del pasado la sabiduría, vive al máximo el presente y dale
la bienvenida al futuro, que sí, te traerá cosas positivas y negativas, pero esta combinación
es la que hace que la vida sea tan maravillosa.
Aprovecha este fin de año y empieza a cerrar ciclos. Te deseo un gran éxito al rescribir tu
historia de vida.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

Read More